Washington. La cifra de nuevos pedidos de beneficios de desempleo en Estados Unidos cayó menos de lo esperado la semana pasada, mientras que la actividad fabril en la zona norte de la costa este se aceleró en marzo, sugiriendo que la economía mantiene un ritmo modesto de recuperación.

Los informes de este jueves, sumados a los datos que mostraron la ausencia de presiones inflacionarias, respaldaron el compromiso de la Reserva Federal de mantener sus tasas referenciales en mínimos históricos por cierto tiempo.

Las solicitudes iniciales de seguro de desempleo cayeron en 5.000, a una tasa ajustada estacionalmente de 457.000, en la semana terminada el 13 de marzo, dijo el Departamento de Trabajo. Analistas consultados por Reuters esperaban que la cifra bajara a 455.000.

Por otra parte, el Banco de la Reserva Federal de Filadelfia dijo que su índice sobre condiciones de negocios en la región subió este mes a 18,9, desde 17,6 en febrero. Analistas esperaban que llegara a 18,0.

Cualquier lectura superior a cero indica crecimiento en la actividad manufacturera regional.

Un segundo informe del Departamento de Trabajo mostró que su Indice de Precios al Consumidor ajustado estacionalmente permaneció estable en febrero, tras un alza del 0,2% en enero.

En tanto, los precios a nivel subyacente, que excluyen los componentes más volátiles como alimentos y energía, subieron 0,1% el mes pasado, tras bajar en enero 0,1%.

"El dato de solicitudes de desempleo muestra que el mercado laboral sigue estabilizándose; sin embargo, hay pocas, si no ninguna, presión en los precios de Estados Unidos, lo que debería permitir a la Fed mantener sus tasas de interés bajas por cierto tiempo", dijo John Doyle, estratega cambiario de Tempus Consulting, en Washington.

El dato de las solicitudes de beneficios por desempleo cubre el periodo del sondeo para el influyente informe de nóminas no agrícolas del gobierno, que se publicará el viernes 2 de abril.

Analistas esperan que la economía muestre un crecimiento del mercado laboral en marzo, impulsado por la contratación temporal para el censo 2010. Cerca de 8,4 millones de empleos se han perdido desde el inicio de la recesión en diciembre del 2007.

Debido a lo que dijo es una recuperación económica moderada con bajas tasas de utilización de la capacidad instalada, el banco central estadounidense renovó esta semana su promesa de mantener sus tasas de interés en mínimos récord por un período prolongado.

Estabilización. Aunque el dato semanal de pedidos de beneficios de desempleo no ha registrado grandes declives tras las fuertes caídas del segundo semestre del 2009, otros indicadores de empleo sugieren que el mercado laboral se está estabilizando, alentando la idea de que la economía podría estar cerca de crear empleos.

El componente de empleo del índice de la Fed de Filadelfia de marzo subió a su mayor nivel desde agosto del 2007. Analistas dijeron que las solicitudes semanales probablemente se mantuvieron altas por la pérdida de puestos de trabajo en el sector de pequeñas empresas.

"Asumimos que la mayor parte del flujo de nuevos despidos viene del sector de la pequeña empresa, que se mantiene muy deprimido en términos absolutos como relativos frente a las grandes empresas", dijo Ian Shepherdson, economista jefe de High Frequency Economics en Valhalla, Nueva York.

Con el mercado laboral aún débil, las presiones inflacionarias probablemente se mantengan nulas. Aunque la caída en los costos de la energía pesó sobre los precios al consumidor del mes pasado, la inflación de todos modos tiende a la baja sobre una base anual.

En comparación con febrero del año pasado, la inflación subyacente subió 1,3%, desacelerándose desde el incremento interanual a enero del 1,6%. Analistas esperaban que los precios subyacentes subieran 1,4% anual.

Aunque la recuperación económica que comenzó en la segunda mitad del 2009 se mantiene en marcha, hay algunas señales de que podría estar perdiendo impulso.

El índice de indicadores económicos anticipados del instituto Conference Board, que pronostica las tendencias económicas con una anticipación de seis a nueve meses, subió 0,1%, completando 11 meses de avances, tras trepar 0,3% en enero.

"Los indicadores apuntan a una lenta recuperación este verano (boreal). Mirando al futuro, la gran interrogante sigue siendo la fortalece de la demanda. Sin un incremento de la demanda del consumidor, el crecimiento del empleo probablemente sea mínimo durante los próximos meses", dijo Ken Goldstein, economista de Conference Board.

En un informe separado, la Reserva Federal de Chicago dijo que su índice sobre el sector fabril de la región central de Estados Unidos subió en enero, liderado por un alza en la producción automotriz.

El índice subió 1,9%, a un nivel ajustado estacionalmente de 83,1, desde una lectura revisada a 81,5 en diciembre, reportada inicialmente como 84,1.

Comparado con enero del 2009, la producción creció 0,6%, menos que el incremento del 2,1% visto a nivel nacional.

La producción automotriz en la región central aumentó 4,5%, tras caer 0,8% en diciembre. En la comparación interanual, el alza fue de 22,7%.