Nueva York. Standard & Poor's rebajó este martes sus calificaciones de la deuda de Grecia a "territorio basura", mencionando preocupaciones sobre la capacidad del país para implementar reformas que le permitan reducir su elevada deuda.

La agencia también recortó las calificaciones de la deuda de Portugal, mencionando preocupaciones por su capacidad de enfrentar los altos niveles de endeudamiento en vista de su débil panorama económico.

En el caso griego, S&P redujo la calificación en tres escalones a "BB+", el primer escalón dentro del grado especulativo o basura.

La agencia dejó el panorama de la calificación en negativo, lo que significa que podría volver a bajarla.

La decisión "resulta de una evaluación actualizada de Standard & Poor's sobre los desafíos políticos, económicos y presupuestarios que el gobierno de Grecia enfrenta en sus esfuerzos para poner la deuda pública en una trayectoria sustentable", dijo un comunicado.

Riesgos lusos. En el mismo sentido, la agencia bajó las calificaciones en dos escalones a A-, o cuatro peldaños por encima del estatus especulativo o "basura"

La medida "refleja nuestro criterio sobre la amplificación de los riesgos fiscales que enfrenta Portugal", agregó.

"Bajo nuestro caso en base a la revisión del escenario de crecimiento económico, estimamos que al gobierno de Portugal le podría costar estabilizar su relativamente alto ratio de deuda en el panorama de un horizonte hasta el 2013", añadió.

La agencia mantuvo la calificación con perspectiva negativa ante el "riesgo de una rebaja adicional" si los niveles de déficit y deuda superan las expectativas.

Mercados, golpeados. La noticia, que se conoce en un momento de máxima tensión con respecto a la situación económica de Grecia, tuvo impacto inmediato en el euro, las bolsas y los diferenciales entre el bono alemán y los de otros países de la zona euro.

Las acciones europeas cerraron con fuertes pérdidas. Los títulos portugueses bajaron 5,4%.

El índice FTSEurofirst de acciones europeas líderes cerró extraoficialmente con una caída de 2,6%, a 1.073,84 puntos, en su mayor descenso porcentual diario desde el 4 de febrero.

Sin embargo, la prima que los inversores piden para mantener la deuda portuguesa frente a la alemana cayó a 278 puntos básicos desde los 284 puntos básicos, al haber anticipado el mercado la baja de calificación.

"El sentimiento ya llevaba tiempo en contra de Portugal, el mercado estaba cotizando como si la rebaja ya se hubiera producido, las agencias de calificación se están retrasando frente al mercado", dijo Nick Firoozye, director de estrategia de tasas de interés para Europa en Nomura.

Con información de Reuters