La economía brasileña crecerá un 2% este año y se expandirá a una media del 2,6% en los siguientes tres años hasta 2016, informó la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's (S&P).

"El crecimiento frágil refleja el desempeño modesto de las exportaciones y el declive de la inversión del sector privado, en parte debido a las señales contradictorias del gobierno, que perjudicaron la confianza de los inversores", aseguró S&P en un comunicado.

"El gasto de las familias también puede perder fuerza en medio de la alta tasa de impago", añadió.

Los datos de S&P para 2013 son más pesimistas que los del gobierno brasileño, que prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 3% para este año, aunque el mercado financiero redujo sus cálculos de crecimiento brasileño al 2,24%.

En opinión de S&P, Brasil todavía está luchando contra los obstáculos estructurales que siguen limitando su potencial de crecimiento, entre los que destacan la elevada deuda del país, la falta de reformas en el sistema de pensiones y la estructura tributaria.