El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer cuál fue el sueldo promedio de los chilenos en 2018, el cual ascendió a $573.964 (US$805) neto mensual. La región con los ingresos más altos del país fue Magallanes, mientras que la más baja fue Ñuble.

En tanto, sólo un 1,7% de los trabajadores alcanzó montos iguales o superiores a $3.000.000 (US$4.206).

Mientras que el ingreso mediano -el que recibe un individuo representativo de la mitad de la población- llegó a $400.000 (US$561) al mes. Es decir, el 50% de los trabajadores del país percibió ingresos menores o iguales a ese último monto.

Estos datos fueron revelados en la Encuesta Suplementaria de Ingresos (ESI) 2018 elaborada por el INE, y que fue aplicada en el trimestre octubre-diciembre de dicho año con el objetivo de caracterizar los ingresos laborales de las personas ocupadas, así como los ingresos de otras fuentes de los hogares, a nivel nacional y regional.

Ingresos por género. El año pasado los ingresos medio y mediano de los hombres se ubicaron en $652.397 (US$915) y $411.100 (US$576), respectivamente; mientras que en las mujeres, éstos alcanzaron los $474.911(US$666) y $343.234 (US$481), respectivamente.

Lo anterior implicó brechas de -27,2% en el ingreso medio (2,1 puntos porcentuales menor a 2017) y de -16,5% en el ingreso mediano (4,0 punto porcentuales menor a 2017), ambos en desmedro de las mujeres.

Por grupos. Al analizar cómo se distribuyen los ocupados que ganan una cantidad igual o menor al ingreso mediano ($400.000 o US$561), el 50,2% corresponde a mujeres, mientras que el 43,5%, a trabajadores informales.

Considerando grupos de edad, la encuesta dejó ver que el 11,5% son jóvenes entre 15 y 24 años y el 30,9% son adultos entre 55 y más años.

La mayor parte de la población ocupada (17,4%) percibió ingresos entre $300.000 (US$421)  y $400.000 (US$561). Le siguieron quienes obtuvieron ingresos en el tramo de $200.000 (US$280) a $300.000 (US$421)(15,0% de los ocupados) y de $400.000 (US$421) a $500.000 (US$701) (12,8% de los ocupados).

En contraste, un 13,3% de los ocupados tuvo ingresos mayores o iguales a $1.000.000 (US$1.402) y solo un 1,7% de los trabajadores alcanzó montos iguales o superiores a $3.000.000 (US$4.206).

Los que ganan más. Por categoría ocupacional, los empleadores fueron quienes recibieron los ingresos medio mensuales más altos ($1.260.180 o US$1.777)), seguido por asalariados públicos ($824.883 o US$1.157), asalariados privados ($586.791 o US$823), trabajadores por cuenta propia ($328.781 o US$461) y personal de servicio doméstico ($246.995 o US$346).

En relación a las regiones, la población ocupada de Magallanes fue la que consignó los ingresos medio y mediano más altos ($844.511(US$1.184)  y $501.805 (US$704), respectivamente). Por el contrario, Ñuble fue la región con menores ingresos medio y mediano ($414.209 (US$581) y $300.000 (US$421), respectivamente).

A mayor estudio y calificación, mayor ingreso. Según la ESI, en 2018 se mantuvo la relación positiva y creciente entre el ingreso y el nivel educacional que mostraron las mediciones de años anteriores.

Ello, pues los mayores ingresos mensuales medio y mediano los obtuvieron quienes tienen postgrado ($1.783.373 y $1.500.000, respectivamente), mientras que los menores ingresos fueron recibidos por las personas con nivel educacional primario ($287.585 y $270.974, respectivamente).

Los ocupados con nivel educacional secundario representan un 43,8% del total de ocupados y perciben, en promedio, 0,4 veces los ingresos alcanzados por aquellos que poseen nivel educacional universitario.

A su vez, los grupos ocupacionales de mayor calificación percibieron los ingresos más altos. Así es como la categoría “directores, gerentes y administradores” registró los mayores ingresos medio y mediano ($1.706.233 y $1.200.000, respectivamente), en contraste con los ocupados en la categoría “ocupaciones elementales”, que recibieron los menores ingresos medio y mediano ($276.226 y $280.000, respectivamente).

Ingresos de los hogares aumentan. A nivel nacional, los ingresos medio y mediano de los hogares (consideran los ingresos laborales de los integrantes del hogar más los de otras fuentes como rentas o arriendos) se estimaron en $1.126.921 y $787.000, lo que implicó aumentos de 1,2% y 0,5% en relación con 2017, respectivamente.

Con lo anterior, del total de hogares, el 68,3% percibió ingresos menores o iguales a $1.126.921, el 21,4%, ingresos entre $500.000 y $750.000, mientras que el 5,5% ingresos mayores de $3.000.000.