México D.F. El jefe del banco central de México, Agustín Carstens, dijo este miércoles que no ha cambiado su postura de mantener las tasas de interés estables, ya que no ve un impacto alarmante de la inflación.

"Yo creo que en general mi posición personal no ha cambiado, mi lectura tampoco ha cambiado y la posición de la junta (de gobierno del banco central) yo creo que tampoco ha cambiado", dijo Carstens en entrevista exclusiva con Reuters.

La autoridad monetaria dijo que no ve señales de alarma en la inflación a raíz de las alzas mayores a las previstas en algunos productos, como los alimentos procesados, el tabaco y las bebidas, debido a la entrada en vigor este año de un aumento en los impuestos.

Además, el gobierno retomó este año una política de alzas graduales a los precios de las gasolinas, que había suspendido en 2009 por la severa recesión de la economía.

En el comunicado más reciente de política monetaria el viernes pasado, el Banco de México advirtió sobre las alzas en los precios de algunos bienes, superiores a las que se justificarían por los impuestos o las gasolinas, pero Carstens desestimó sus efectos sobre otros productos.

"Eso no significa una alarma o un pronunciamiento de que estamos sospechando una cosa en particular, es simplemente un dato", dijo Carstens. "Lo importante es que es un grupo genérico pequeño, entonces no es un proceso generalizado", agregó en su oficina en Ciudad de México.

El banco central mantiene desde julio del año pasado la tasa de interés referencial en 4,5%, un mínimo de seis años.

Los analistas proyectan que el banco central tendrá que comenzar a subir la tasa referencial en algún momento este año, ante una aceleración esperada de la inflación y la recuperación de la economía tras atravesar por su peor recesión en décadas.

La inflación anual se aceleró a 4,76% hasta la primera quincena de febrero, desde 4,46% en que estaba al cierre de enero, aún arriba de la meta del banco central de 3% +/- un punto porcentual.

El banco central anticipa que la inflación cerrará 2010 entre 4,75% y 5,25%.

En materia económica, Carstens dijo que coincidía con el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en que el Producto Interno Bruto (PIB) del país crecerá 3,9% este año, tras desplomarse 6,5% en 2009.

"Yo me atrevería a decir que coincido con el pronóstico del secretario", dijo.