Shanghai. Los temores a más medidas de endurecimiento monetario en China golpeaban a los mercados este martes, luego de que Pekín ordenara a algunos bancos cumplir de inmediato su plan de aumento de reservas y un reporte sugiriera que los intentos previos por frenar el crédito habían fallado.

Los acontecimientos suscitaron preocupaciones de que el banco central se hará más agresivo en limitar el crédito para contener la inflación y las burbujas de activos, lo que podría reducir el crecimiento de la tercera mayor economía del mundo.

China implementó el martes un plan de incremento en los requerimientos de reservas de algunos bancos, dijeron fuentes. Esto generó una fuerte ola de ventas de acciones asiáticas, que resaltó cuán sensibles son los inversionistas globales al endurecimiento monetario que dicta Pekín.

Qu Hongbin, economista jefe para China de HSBC en Hong Kong, dijo que cinco grandes bancos habían sugerido que recibieron instrucciones de las autoridades la semana pasada de desacelerar los nuevos préstamos, pero no detenerlos.

"Continuamos a la espera de más medidas de ajuste cuantitativo para enfriar el endeudamiento nuevo en los próximos meses", escribió Qu en una nota a clientes, agregando que espera un alza de tasas tan pronto como en el segundo trimestre.

"No creemos que Pekín apriete el freno sobre el crecimiento del crédito este año, ya que Pekín también tiene otras herramientas políticas más efectivas para enfrentar el creciente riesgo de sobrecalentamiento, como desacelerar el ritmo de nuevos proyectos de infraestructura", dijo.

Repunte en duda. China ha sido uno de los principales motores de la recuperación económica global ante la ausencia de un repunte sólido en Occidente. Pero los inversionistas temen que una desaceleración en el país dañe la demanda por materias primas y productos importados.

El incremento obligatorio en el monto de reservas que algunos bancos deben acumular, ordenado la semana pasada, viene después de un reporte de un diario que sugirió que los esfuerzos de China por limitar el crédito bancario han tenido un éxito dispar, lo que reavivó los temores a que las autoridades adopten más medidas pronto.

Los bancos chinos extendieron 1,45 billones de yuanes (US$212.000 millones) en créditos nuevos durante los primeros 19 días del año, según el diario 21st Century Business Herald, lo que sugirió que a Pekín le está resultado difícil frenar el sólido crecimiento de los préstamos.

El Banco Popular de China ha estado retirando fondos de los mercados monetarios en las últimas semanas. A principios de mes comenzó a llevar al alza las tasas de las notas de deuda de corto plazo.

Pero el banco central sorprendió el martes a los bancos al dejar los rendimientos sin cambios en su observada subasta de notas a un año, tras elevarla en las dos licitaciones anteriores. Los analistas, no obstante, dijeron que era probable que fuera sólo una pausa en su política de endurecimiento que apuntaba a dejar suficiente circulante en el sistema para el largo feriado del Año Nuevo lunar que comienza a mediados del próximo mes.

"El resultado de la subasta muestra que el banco central quiere estabilizar las expectativas un poco para evitar grandes fluctuaciones en el mercado. Por lo tanto, está haciendo una pausa en su tendencia alcista de los rendimientos", dijo Liu Jinyui, analista de China Merchants Bank en Shenzhen.