Singapur. El euro tocaba un nuevo mínimo en 10 meses contra el dólar este jueves, luego de que una baja en la calificación de crédito de Portugal se sumó a la inquietud sobre la deuda en Grecia y el resto de Europa, golpeando a los activos de riesgo como las acciones y las materias primas.

Los inversores esperan que una cumbre de la Unión Europea (UE), que comenzará este jueves, dé señales de ayuda para Atenas luego que fracasaron los esfuerzos por arreglar una reunión especial de la eurozona, con Francia y Alemania discutiendo que rol debería jugar el Fondo Monetario Internacional.

El euro cayó bajo US$1,3300, con las ventas para detener las pérdidas exacerbando su declive. La moneda cayó hasta US$1,3283 en la plataforma de negocios EBS, su mínimo desde mayo de 2009, y se cotizaba cerca de 1,3305 dólares a las 06.30 GMT.

Se prevé que el euro siga débil a menos que la UE consiga romper el estancamiento sobre cómo ayudar a Grecia, dijo un operador en un banco japonés.

"El sentimiento por el euro se ha deteriorado adicionalmente, ya que aún parece que las naciones de la eurozona están en un estado de caos sobre un plan de rescate", dijo el operador.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas cedía 0,3%, con Hong Kong perdiendo más de 1%, debido a que la preocupación sobre Europa llevó a los inversores a alejarse de los activos de riesgo.

Pero en Japón el índice de la Bolsa de Tokio subió 0,13% luego de que exportadores como Canon Inc se vieron apoyados por un yen más débil, contrarrestando la debilidad en las acciones relacionadas con materias primas.

Un sondeo de asesores estadounidenses de inversión conducido por Russell Investments sugiere que el entusiasmo por los mercados expresado a fines del 2009 se ha debilitado levemente.

Wall Street cayó más temprano debido a que la baja de calificación de Portugal y una débil subasta de pagarés del Tesoro avivó la preocupación sobre deuda soberana.

Esto eclipsó datos que muestran que las órdenes de bienes durables estadounidenses subieron por tercer mes consecutivo, lo que confirma que su recuperación económica está bien encaminada.

El dólar mantuvo su fortaleza, apoyado por la noción de que un alza en los rendimientos estadounidenses podría llegar rápido ante la posibilidad de que la Reserva Federal remueva medidas adicionales de liquidez.

El índice dólar, que mide el valor de la moneda estadounidense contra una canasta de divisas, se cotizaba marginalmente al alza a 82,002, luego de tocar este miércoles un máximo en 10 meses de 82,026 en momentos en que el euro se debilitaba.

Contra el yen, el dólar cedía a 92,08 yenes, tras alcanzar un máximo en 10 semanas de 92,42 yenes este miércoles en la plataforma EBS.

El oro al contado subía más de un dólar a US$1.088,05 la onza, recobrando cierto terreno luego de tocar un mínimo en casi seis semanas en Nueva York al fortalecerse el dólar.

El crudo estadounidense para entrega en mayo perdía 13 centavos a US$80,48 el barril, luego de ceder US$1,30 el miércoles.