¿Se recuperará sostenidamente la economía de EE.UU.? El pasado no siempre es una guía fiable para otear el futuro, pero si lo que ganan los inmigrantes latinoamericanos en la economía más rica del mundo lo es (como los canarios que los mineros de carbón británicos llevaban a sus socavones para que los alertaran de las fugas de gas), hay expectativas para un optimismo algo más que moderado: por segundo año consecutivo, 2012, los sueldos semanales de estos trabajadores crecieron. Y un sorprendente 3,5%, para llegar a US$ 568 semanales.

El dato corresponde al último informe del Fondo Multilateral de Inversiones, entidad dependiente del BID (Banco interamericano de Desarrollo). La tendencia es una muy buena noticia para países como México, Honduras, Guatemala, El Salvador y Colombia, entre varios, porque, como lo afirma el trabajo, el hecho “aunado al descenso del desempleo, explica en gran medida el repunte que registró el flujo de remesas que recibió la región en 2012”, el cual llegó a US$ 61.276 millones.

Importa recordar que México (con US$ 22.446 millones), Colombia (con US$ 4.073) y El Salvador (con US$ 3.911) fueron las naciones más beneficiadas en términos brutos.

La investigación entrega otro dato relevante: hay una caída de la tasa migratoria de mexicanos (-2,3% en el primer mes de este año), pero un incremento en la migración de trabajadores del resto de la región (8,7%), relacionada aparentemente con la brecha entre las cifras de desempleo entre ambos grupos dentro de EE.UU. (10,5% para los mexicanos y 8,7% para el resto) y por la mejor performance económica creciente del país azteca.