Bruselas. El mecanismo de ayuda financiera para Grecia acordado este jueves por los líderes de la eurozona resulta factible, pero es poco probable que sea activado, dijo el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet.

"Estoy muy feliz de que el gobierno de la eurozona haya encontrado una solución factible", dijo Trichet en una rueda de prensa no programada, luego de una reunión de líderes de la eurozona.

"Considero que esta solución factible preserva, lo que para nosotros es decisivo, las responsabilidades de los gobiernos de la eurozona", agregó, luego de que periodistas lo consultaron tras una sesión informativa del presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Trichet dijo que la credibilidad de Grecia está mejorando y que asume que el mecanismo acordado por los líderes, que combina dinero del Fondo Monetario Internacional (FMI) y préstamos bilaterales de la eurozona, no será necesario.

"Estoy confiado de que el mecanismo decidido hoy no necesitará ser activado y que Grecia recobrará progresivamente la confianza el mercado", manifestó.

Dijo que la participación del FMI en el mecanismo de ayuda no infringe la independencia del BCE y deja sin alteraciones las responsabilidades de gobierno de la eurozona.

"La independencia del banco central es sacrosanta y nadie está poniendo eso en duda por un segundo", dijo Trichet, quién previamente había expresado su oposición a la participación del FMI en la ayuda para Grecia.

"Tenemos gran respeto por la habilidad del FMI, trabajamos con el FMI en Atenas (...) Nuca dije que la intervención del FMI fuera esto o aquello. Siempre he dicho que debemos tener la máxima responsabilidad por los gobiernos de la eurozona", declaró.

Los líderes de la eurozona acordaron que el mecanismo de ayuda sólo sería activado como último recurso, si el financiamiento del mercado resulta insuficiente, y que el desembolso de préstamos dependería de la evaluación de la Comisión Europea y el BCE.

Al ser consultado sobre que criterio emplearía el BCE al evaluar un potencial llamado de ayuda del gobierno griego, Trichet respondió:

"Tu miras la situación y haces una evaluación sobre la inestabilidad financiera que se derivaría de esto para el país y la eurozona (...) ese es el criterio, pero reitero que para trabajar nosotros no asumimos que esto empezará a funcionar".

Trichet recibió con beneplácito un llamado de los líderes de la eurozona para fortalecer las reglas de presupuesto de la UE para que una crisis de deuda en Grecia no vuelva a ocurrir.

"Estoy complacido de ver que los jefes de Estado y gobierno acordaron que necesitamos incrementar nuestra vigilancia y que necesitamos reforzar nuestra capacidad para vigilar (políticas fiscales)", expresó.