Los países de la eurozona deberían recortar su gasto cuando intenten poner orden en sus abultados déficit públicos, dijo el lunes el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Trichet dijo que es "de importancia crucial" que los 16 países que comparten el euro apuntalen sus programas de estabilidad con "medidas correctoras bien definidas" y que se apliquen en especial en las reformas del gasto.

Trichet hizo esas apreciaciones en el prefacio del informe anual del BCE para 2009.

El déficit del conjunto de la eurozona subirá probablemente hasta el 6,4% del PIB en 2009 frente al 2% del año anterior debido a los paquetes de estímulo económico, según las previsiones de otoño de la Comisión Europea.

Pero los economistas esperan revisiones al alza, dado que los países de la eurozona ya están trabajando en las estimaciones y tienen tiempo para acabarlas hasta octubre.

El déficit griego probablemente encabezará la lista, dijo el sábado su ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, al admitir que el déficit griego de 2009 podría sufrir "pequeñas revisiones", pero es improbable que exceda del 13%.