Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que se llegó a un acuerdo para aprobar una ley que reabrirá el gobierno federal hasta el 15 de febrero.

"Estoy muy orgulloso de anunciar hoy (viernes) que hemos llegado a un acuerdo para poner fin al cierre y reabrir el gobierno federal", dijo Trump en la Casa Blanca.

Trump dijo que mientras tanto un comité bipartidista de legisladores se reunirá para discutir las necesidades de la seguridad fronteriza del país.

Trump dijo a periodistas en la Casa Blanca que la administración reabriría temporalmente durante tres semanas, hasta el 15 de febrero. Trump se comprometió además, a pagar el cierre de 35 días, el más largo en la historia de Estados Unidos. Durante las últimas cinco semanas, cientos de miles de trabajadores federales han sido obligados o obligados a trabajar sin paga.

La exigencia de Trump de $ 5.7 mil millones de dólares para construir un muro antimigratorio fue una de sus principales promesas de campaña, pero, al parecer, ya ha comenzado a retractarse, en parte, diciendo que nunca propuso una barrera de costa a costa.

Trump insinuó este 25 de enero que estaba considerando tomar medidas unilaterales.

La aviación comercial en alto riesgo por cierre de la administración

Por su parte, controladores aéreos, pilotos y personal de sobrecargo pidieron adoptar las "medidas necesarias" para evitar una interrupción del sistema de aviación en EE.UU., a raíz del cierre parcial del Gobierno. "Urgimos al Congreso y a la Casa Blanca que tome las medidas necesarias para acabar con el cierre parcial inmediatamente", dijeron la Asociación Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo (NATCA, en inglés), la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (ALPA) y la Asociación de Auxiliares de Vuelo (AFA) en un comunicado conjunto.

Los presidentes de NATCA, Paul Rinaldi; de ALPA, Joe DePete; y de AFA, Sara Nelson, admitieron que, "debido al cierre", tienen una "creciente preocupación por la seguridad y la protección" de sus miembros, sus aerolíneas y el público que se moviliza por vía aérea. "En nuestra industria adversa al riesgo, ni siquiera podemos calcular el nivel de riesgo en juego actualmente y ni predecir el momento en el que el sistema entero se quebrará", subrayaron tras considerar que esta situación no tiene precedentes.

Durante la parálisis de la Administración -según los portavoces-, los controladores de tráfico aéreo, los oficiales de seguridad del transporte, los inspectores de seguridad, los oficiales de aviación, los agentes del FBI y otros muchos trabajadores fundamentales "han estado trabajando sin paga durante más de un mes".