Bruselas. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea acordarán la próxima semana comenzar a retirar en forma gradual una serie de medidas de apoyo para los bancos, la industria y el mercado laboral que fueron introducidas durante la crisis económica, según un borrador de la declaración.

"Si se las mantiene por demasiado tiempo, estas medidas podrían obstaculizar los procesos de ajuste al distorsionar los precios y al introducir los incentivos incorrectos", señala el borrador de un comunicado que será dado a conocer la próxima semana tras un encuentro de los ministros.

Los ministros de Finanzas de los 27 países de la UE se reunirán el 16 de marzo para discutir los problemas financieros de Grecia y delinear las estrategias de salida de las medidas de estímulo fiscal que se implementaron a fines del 2008 para combatir la recesión.

Analistas y políticos afirman que los Gobiernos necesitan encontrar un equilibrio saludable, manteniendo las medidas el tiempo suficiente para alentar la recuperación, pero retirándolas oportunamente para mantener las cuentas públicas controladas.

El borrador del comunicado, que fue discutido el martes por los embajadores de los países de la UE, sostiene que las medidas de apoyo para varios sectores industriales, como la industria automotriz, deberían ser retiradas en primer lugar a medida que la reactivación económica se consolida.

"Deberían ser retiradas lo más rápido posible dados sus costos presupuestarios relativamente grandes y los riesgos de que las medidas por el lado de la oferta puedan obstaculizar una asignación eficiente de los recursos", afirma el comunicado.

Empleo y bancos.  A partir de mediados de este año, los Gobiernos deberían comenzar a retirar las medidas implementadas para impulsar al mercado laboral y evitar los despidos, de acuerdo con el comunicado.

"Estas medidas deberían ser retiradas gradualmente, cuando la recuperación esté asegurada", señala el borrador.

"Sobre la base de los últimos pronósticos de la Comisión Europea sobre crecimiento, esto podría comenzar a mediados del 2010 para el conjunto de la UE, teniendo en cuenta el rezago histórico con el que el empleo reacciona positivamente a un repunte de la actividad económica", sostienen los ministros.

La Comisión Europea estimó el mes pasado que la economía de la UE crecería 0,7% este año, tras contraerse 4,1% en 2009.

Las medidas para alentar a los bancos a dar crédito serían las últimas en retirarse.

"El retiro de los esquemas temporales para suavizar las tensiones en el financiamiento deberían depender de la capacidad de las instituciones financieras para suministrar un crédito adecuado al sector corporativo digno de crédito", afirma el borrador.

"Se necesita una constante supervisión para evitar que la recuperación se vea afectada por restricciones en la oferta de crédito", agrega.