Bruselas. La Comisión Europea propondrá este miércoles exigir a los Gobiernos de la Unión Europea la creación de fondos de crisis bancarios mediante la aplicación de impuestos a las instituciones financieras, dijeron el martes fuentes oficiales de la Unión Europea.

La propuesta de la comisión incluye estrictos límites al modo en que estos fondos se pueden utilizar.

La intención es garantizar que cada gobierno de la UE tenga las herramientas y la fuerza legal necesarias para hacer frente a futuras crisis financieras, sin verse obligado a recapitalizar los bancos repetidamente.

Pero la comisión espera la oposición de los gobiernos nacionales, particularmente por su insistencia en que los fondos sólo pueden utilizarse para pagar los costes de rescatar a bancos en quiebra.

Los gobiernos nacionales de la UE podrían no estar de acuerdo con estos límites en un momento en el que están buscando ingresos desesperadamente para reducir sus déficits presupuestarios.

La comisión también sugiere que los reguladores nacionales podrían necesitar el poder para imponer recortes a los acreedores de un banco a punto de quebrar.