Ginebra/Bruselas, EFE. La Unión Europea (UE) confirmó que ha pedido a la OMC que intervenga para resolver el litigio comercial que le enfrenta a China por los aranceles que el país asiático impone contra los tubos de acero inoxidable de alto rendimiento producidos en el espacio comunitario.

La Unión Europea cree que los derechos antidumping que impone China a los tubos de acero son incompatibles con las disposiciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), "tanto por motivos de fondo como de forma".

Los Veintiocho instan en particular a la OMC a crear un grupo especial, "que permita solucionar las diferencias" sobre ese asunto.

En un comunicado, la UE indica que a mediados del pasado julio mantuvo dos días de consultas con la representación China para intentar resolver la disputa mediante un entendimiento, pero no se alcanzó este objetivo.

Las consultas celebradas en el seno de esa organización los pasados 17 y 18 de julio a petición de los Veintiocho, apoyadas por Japón que también se ve afectado por el problema, "no han permitido responder a las preocupaciones de la UE sobre la incompatibilidad de las medidas chinas con las reglas de la OMC", explica la CE.

Los tubos de acero de alto rendimiento se utilizan esencialmente en calentadores y supercalentadores de calderas supercríticas y ultra-supercríticas de centrales eléctricas.

Las exportaciones europeas de estos tubos a China alcanzaron un valor de 90 millones de euros en 2009, pero cayeron a unos 20 millones poco después de que Pekín impusiera los aranceles, en noviembre de 2012.

Los aranceles de entre el 9,7% y el 11,1% que China impone a estos productos europeos "obstaculizan significativamente su acceso" al mercado del país asiático, indica la UE.

El pasado mayo, la OMC ya estableció un equipo de expertos que tendrá que arbitrar en una disputa similar planteada por Japón contra China.

"La UE continúa su lucha contra las medidas de protección comercial injustificadas por parte de China, que no respetan las reglas de la OMC y parecen a menudo motivadas por una voluntad de represalia", dijo el portavoz comunitario John Clancy.

El portavoz recordó que China comenzó a aplicar las medidas poco después del procedimiento europeo contra las importaciones de acero chinas.

"Teniendo en cuenta las evidentes carencias técnicas, estamos convencidos de que la OMC apoyará nuestros argumentos contra estos derechos antidumping», añadió Clancy.

La petición de crear un grupo especial en la OMC se examinará por primera vez en una reunión prevista el próximo 30 de agosto.

En ella China podrá, según prevén las reglas de la organización, oponerse a la creación del panel.

Pero si la UE vuelve a presentar una petición, China ya no podrá bloquearla, lo que dará luz verde al establecimiento de ese grupo.