Bruselas. La Comisión Europea aceptó el miércoles el plan del Gobierno griego de recortar su déficit presupuestario, aunque advirtió de que se necesitarán nuevos recortes de gastos y nuevas subidas fiscales para ajustar las finanzas públicas.

Grecia se ha comprometido a reducir su déficit hasta situarlo por debajo de 3% del producto interior bruto para 2012, tras el déficit de casi 13% registrado en 2009. Según la normativa de la Unión Europea, los países deben mantener su déficit por debajo de 3% del PIB.

"Creemos que la implementación de este programa no es fácil, (...) pero debemos apoyarlo" y vigilarlo atentamente, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

Los recortes de presupuesto son cruciales para Grecia, que ha visto cómo el coste de su deuda se disparaba en los últimos meses, lo que aumentó el temor de un impago.

Las señales que apuntan a que Grecia podría tener dificultades para ejecutar su plan presupuestario podría estimular una huida aún mayor de los bonos griegos, lo que presionaría aún más las finanzas del país.

El colapso podría afectar a otras economías de la eurozona con abultados déficit, como Portugal y España.

La Comisión dijo que vigilará atentamente la forma en que Grecia ejecuta su plan presupuestario. El gobierno griego deberá informar regularmente a la Comisión y los ministros de Finanzas europeos de la forma en que va implementando el recorte presupuestario.