Atenas. Ministros de Finanzas europeos acordaron este domingo un rescate récord de 110.000 millones de euros (US$147.000 millones) para Grecia, luego de que Atenas se comprometió a realizar años de una dura austeridad.

Tras semanas de duras conversaciones y dilaciones, debido a la fiera oposición pública para un salvavidas para Grecia, la canciller alemana, Angela Merkel, finalmente dio su completo apoyo al paquete de la UE y el FMI, prometiendo luchar para una aprobación parlamentaria este viernes.

El paquete de ayuda, sin embargo, exigirá grandes sacrificios al pueblo griego, dijo este domingo el primer ministro George Papandreou.

El jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quien confirmó además el monto, aseguró que los primeros fondos para Atenas estarán disponibles antes del 19 de mayo, fecha en la que el endeudado país debe pagar 8.500 millones de euros en deudas a acreedores.

Mientras, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios del bloque, Olli Rehn, dijo que los préstamos para Grecia llevarán un interés de alrededor de 5%.

A cambio del mayor plan de ayuda financiera internacional reunido hasta ahora para un país, el Gobierno de Atenas prometió aumentar impuestos y reducir su déficit presupuestario por un total de 30.000 millones de euros (US$40.000 millones) en tres años, además de las medidas previamente acordadas.

Los salarios y pensiones en el sector público serían congelados durante el programa de tres años y se establecería un fondo apoyado por el FMI y la UE para ayudar a los bancos griegos. Los impuestos al valor agregado (IVA), al combustible y el alcohol serán incrementados.

Los griegos salieron a las calles para protestar en contra de las medidas de austeridad. Incluso una bomba estalló este domingo en una filial del banco HSBC en Atenas, dañando la entrada del recinto pero sin dejar heridos, dijo la policía.

Líderes de la zona euro sostendrán una cumbre especial este viernes para lanzar formalmente el rescate luego de obtener las aprobaciones parlamentarias si fuera necesario.

Políticos en Alemania -en donde la opinión pública es hostil a cualquier ayuda- dejaron en claro que los atenienses no deberían dar por sentada la aprobación.

El plan representa el primer salvataje de un miembro de la zona euro y busca controlar una crisis de deuda que ha remecido a los mercados de todo el mundo.

"Es un paquete de apoyo sin precedentes para un esfuerzo sin precedentes del pueblo griego", dijo un sombrío Papandreou durante una reunión de gabinete televisada.

"Estos sacrificios nos darán espacio para respirar y el tiempo que necesitamos para hacer grandes cambios (...) Quiero decir a los griegos muy honestamente que tenemos un gran desafío frente a nosotros", aseveró.

Rescate v/s colapso. El Gobierno explicó a los griegos que habían elegido entre un rescate y el colapso económico. Grecia ahora buscará reducir el déficit presupuestario para enmarcarlo en el límite de la UE para 2012, dos años más tarde de lo que había prometido inicialmente.

"Estas medidas son duras e injustas", dijo Stathis Anestis, portavoz para el sindicato del sector privado GSEE. "Llevan a los trabajadores a la miseria y al país a una recesión más profunda", aseguró.

Los economistas se mostraron más positivos.

"El paquete de rescate ayudará a calmar la principal causa de preocupación para acreedores que es el inminente riesgo de default", comentó Lena Komileva, líder del Grupo de los siete en Tullett Prebon.

Sin embargo, hizo notar que aún existen dudas sobre la aprobación política a través de Europa del rescate.

Políticos alemanes dijeron que la aprobación traería aparejada condiciones.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, aseguró este domingo que la participación del Gobierno de su país en el acuerdo de rescate sería de unos 22.000 millones de euros. El funcionario aseguró a reporteros en Bruselas que recomendaría al Gobierno alemán acordar respaldar el apoyo a Grecia.

"No podemos dar cheques en blanco a Grecia", opinó el primer ministro del estado Renania de Wesfalia del Norte, Juergen Ruettgers, quien se enfrenta a una derrota electoral el próximo domingo en elecciones regionales.

La suma supera el anterior récord en salvatajes. Corea del Sur, país con una población que es casi cinco veces la de Grecia, obtuvo un paquete de ayuda de US$58.000 millones de donantes que incluyeron al FMI durante la crisis asiática en 1997.

"Esta asistencia será decisiva para ayudar a Grecia a poner su economía devuelta sobre el buen camino y preservar la estabilidad de la zona euro", indicó en una declaración, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.