Un informe publicado por los organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), especializado en alimentación, establece que unos 700 mil hondureños no satisfacen sus necesidades alimentarias para llevar una vida activa y saludable.

A nivel mundial, la cifra de personas subalimentadas se estima en 842 millones, la cual se ha reducido, con respecto a los 868 millones del período 2010-12.

Estas cifras constan en el informe “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (SOFI)”, publicado anualmente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). El documento establece que la gran mayoría de personas que pasan hambre viven en países en desarrollo, mientras que unos 15,7 millones se encuentran en los países desarrollados. Mientras que el constante crecimiento económico en los países en desarrollo ha mejorado los ingresos y el acceso a los alimentos.

Un repunte en el crecimiento de la productividad agrícola, apoyado por el aumento de la inversión pública y el renovado interés de los inversores privados en la agricultura, ha hecho mejorar la disponibilidad de alimentos.

“En Honduras, al igual que en otros países, las remesas de los inmigrantes juegan un papel importante en la reducción de la pobreza, llevando a una mejor alimentación y progresos en la seguridad alimentaria. También contribuyen a impulsar las inversiones productivas de los pequeños agricultores y los programas sociales que promueven los gobiernos”, establece el documento.

Los datos muestran que en la región se está consiguiendo la meta del ODM1, ya que 20 países han reducido a la mitad la prevalencia de subalimentación.

El informe revela que, en Honduras, se redujo la subalimentación en un 13%, al pasar de un 22%, en 1990-1992, a un 8,7% en la última medición del 2011-2013.

Objetivos. El objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para 2015, se acordó a nivel internacional dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Si la disminución media anual desde 1990 continúa al mismo ritmo hasta 2015, la prevalencia de la subalimentación alcanzará un nivel cercano a la meta de los ODM sobre el hambre. Un objetivo más ambicioso establecido en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) de 1996, de reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre para el año 2015, “no podrá cumplirse a nivel global, a pesar que 22 países lo lograron a finales de 2012”.