Los exportadores de Uruguay se mostraron satisfechos con el máximo de envíos logrado en 2022, de US$ 13.356 millones, aunque advirtieron señales de preocupación para este nuevo año.

"Desde el punto de vista global estamos muy contentos porque fue un año récord, con un aumento del 16,5%, si consideramos las zonas francas", dijo a Xinhua el presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Facundo Márquez.

Sin embargo, el resultado anual puede dividirse claramente en dos partes.

"Hubo un primer semestre excepcional, sobre todo en precios, pero también hubo aumento de volúmenes, y una caída en el segundo semestre, que nos hace ver el 2023 con más incertidumbre", comentó Márquez.

Los sectores que más crecieron fueron el de la soja, que casi duplicó las exportaciones, y el de los vehículos, impulsado por una mayor demanda en la región, detalló el titular de la UEU.

También hubo "un crecimiento generalizado, aunque no tan importante como los mencionados, en la carne, los lácteos, los granos, que aumentaron en el entorno de los dos dígitos".

La carne bovina fue el principal producto exportado en 2022, con 2.557 millones de dólares comercializados, que explicaron casi el 20 por ciento del total exportado, según el informe divulgado el martes por el instituto oficial de promoción del comercio exterior Uruguay XXI.

En segunda y tercera posición del ranking de envíos aparecen la soja y la celulosa, con ventas externas por valor de 1.922 millones y 1.818 millones de dólares, respectivamente, en 2022.

China fue nuevamente el principal destino de los envíos uruguayos, concentrando el 28 por ciento del total, con compras por valor de 3.625 millones de dólares.

En un escenario de incertidumbre internacional, Márquez advirtió que se completaron "siete meses consecutivos de caída en las exportaciones hacia China".

Además, Europa "está complicada por un tema de costos en general, sobre todo energéticos; Estados Unidos aún lidia con la inflación y Argentina tiene las complicaciones que conocemos", mientras que Brasil tiene un cambio de Gobierno.

Un factor que afecta la competitividad de los exportadores es la depreciación local del dólar, del 10,5 por ciento a lo largo de 2022, un máximo en 13 años.

"Esto impacta en los márgenes de exportación, sumado a que los costos en general han subido", evaluó Márquez, añadiendo que "los exportadores siempre somos optimistas" y "estamos acostumbrados a lidiar no solo con el frente interno, sino también con los frentes externos, tratando de diversificar los productos en otros destinos".

"Tenemos mucho optimismo de lo que va a venir en 2023, pero sabiendo que va a ser un año complejo", concluyó.

CIFRAS INFLACIONARIAS

La inflación en Uruguay se ubicó en 8,29% en el acumulado de 2022, por encima del 7,96% registrado en 2021, indicó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El incremento del Índice de Precios del Consumo (IPC) superó por quinto año consecutivo el rango meta oficial, que desde septiembre pasado se sitúa entre 3 y 6 por ciento y que en los años previos tenía un techo de 7%.

En diciembre, el IPC reportó una variación negativa de 0,26%, en el que tuvieron las mayores incidencias Alimentos y Bebidas No Alcohólicas con un ligero aumento de 0,18%, Vivienda con una disminución de 0,47% y Transporte con un retroceso de 0,12%.

La inflación comenzó a desacelerarse tras alcanzar en septiembre (9,95%) el mayor nivel desde julio de 2020, aunque se mantuvo fuera del techo del rango meta oficial por undécimo octavo mes consecutivo.

El Poder Ejecutivo estableció como meta que la inflación se ubicara por debajo del 6% para el fin de 2022 y llegue al 3,7% para el cierre de 2024, según las proyecciones contenidas en el Presupuesto Nacional.

Analistas consultados en la última encuesta de expectativas del Banco Central del Uruguay pronosticaron una inflación de 8,40 para 2022 y un registro negativo de 0,30% para diciembre.