Caracas. El ministro de Economía y Finanzas, Alí Rodríguez, afirmó que el ajuste cambiario anunciado por el presidente Hugo Chávez no tiene las mismas características de aquel "viernes negro" del gobierno de Luis Herrera Campins cuando la devaluación se hizo para cubrir déficit fiscal y hacerle frente al pago de la deuda interna.

Según el ministro, ninguna de esas razones están presentes ahora. Por esa razón, dijo, en entrevista con El Mundo de Venezuela, que "no procede" una reformulación del presupuesto de 2010 que "está equilibrado" y mantendrá incluso el mismo nivel de endeudamiento previsto, de 35.000 millones de bolívares (unos US$16.299 millones).

Los recursos adicionales serán utilizados para la actividad productiva, insistió el ministro.

Rodríguez aseguró que con la devaluación hay un componente inflacionario, pero no "a los niveles especulativos" que pregonan voceros del sector privado.

Desde el año pasado los comerciantes han venido ajustando sus precios y "no puede ser que por este ajuste aumenten aún más, al menos por ahora", argumentó.

En línea con palabras de Chávez, dijo que oportunamente el gobierno autorizaría aumentos de los respectivos productos.

El jefe de las finanzas públicas dijo que la idea es hacer reformas para "afianzar la institucionalidad" y controlar la especulación.

"Es necesario hacer una reforma legal para castigar severamente a todo aquel que se descubra especulando. Esa acción es un delito, porque no tiene ninguna legitimidad el hecho de que una persona incremente especulativamente los precios", dijo antes en una entrevista a Radio Nacional de Venezuela (RNV).

Según sus cálculos, el efecto inflacionario que puede traer la medida es entre 3% y 5% a lo previsto para el año, pero "en un contexto de desaceleración" del nivel de los precios.

Además, el gobierno también evalúa los factores externos que pueden influir en el incremento de los precios de los alimentos a escala internacional, producto de las sequías y otros fenómenos por el cambio climático, "pero evaluaremos esto en su oportunidad", dijo.

Anunció que dictarán medidas para minimizar el alto impacto de los precios en esta economía altamente dependiente del ingreso por la actividad petrolera. "Ese ingreso replica varias veces la productividad del país y es la base estructural de la inflación", argumentó.

Respecto a la política de sustitución de importaciones, dijo que esto era el inicio para lograr este propósito, aunque reconoce que ese proceso de diversificación lleva su tiempo. "Pero se tenía que comenzar con esta y otras medidas que serán anunciadas".

Resultado. El ministro Alí Rodríguez reconoce que el "dólar petrolero" a 4,30 bolívares reduce los problemas de caja de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y de las empresas básicas "y mejora su flujo".

Pero en el caso de las empresas básicas, aclaró que su desempeño no depende exclusivamente del gobierno, sino de la recuperación del nivel del Guri para la producción normal de la electricidad. Recalcó que la producción del aluminio tiene un alto consumo de electricidad.

La modificación cambiaría para la exportación "es un beneficio colateral", para que se vayan corrigiendo las distorsiones que han afectado al sector exportador venezolano, un mal que se inició en 1934 cuando comenzaron a encarecerse las exportaciones agrícolas, observó.

Recordó que desde hace cinco años no se hacía un ajuste al tipo de cambio y "muchos de los que ayer pedían una devaluación hoy la critican", por lo que exhortó al sector privado, a los economistas a "ser más coherentes con sus planteamientos".

Dijo que bajo ninguna circunstancia permite que se vinculen estos anuncios con el "viernes negro" de Herrera Campins.

Para el ministro lo más importante es que las medidas apunten a incrementar la productividad en el país, mediante el desarrollo tecnológico y una mejor capacitación de la fuerza laboral, todo enmarcado dentro del gran reto de "producir más"

Asamblea Nacional. Una vez más los créditos adicionales serán la vía usada por el gobierno para girar recursos adicionales en 2010.

El diferencial obtenido por la modificación del tipo de cambio del dólar petrolero, desde 2,15 bolívares por dólar a 4,30, no se registrará en una modificación presupuestaria que reparta los ingresos equitativamente entre los entes, ministerios y regiones.

A diferencia de que lo indica el ministro de Finanzas, un parlamentario considera que el Presupuesto debe ser modificado, pues este se construye según dos variables: precio del petróleo y tipo de cambio.

El diputado, que requirió el anonimato, explica que al no modificarse el presupuesto, el manejo de los recursos adicionales por el diferencial cambiario quedará a discreción del Ejecutivo.

El asambleísta indica que este excedente se sumará a los ingresos extraordinarios por la variación del precio del barril de petróleo, calculado en $40 por barril.

Otro diputado, asegura que esto no reviste problemas. Los ingresos extras se direccionarán por la vía de créditos adicionales al presupuesto anual.

Indica que los ingresos fiscales que se obtengan de la devaluación se orientarán en primer lugar a la inversión social, salud, alimentación, misiones. "Estos ingresos se usarán para seguir trabajando, el Presupuesto puede irse ajustando vía créditos adicionales", dice.

El parlamentario asegura que las medidas tomadas por el Ejecutivo buscan incentivar la exportación y orientar los ingresos fiscales hacia los programas sociales de inversión, así como a cubrir el gasto corriente.

Indica que los problemas de caja son una realidad los que hay que atender. Tal es el caso de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), que al facturar ingresos por exportaciones obtendrá más bolívares, o el pago a los proveedores de la estatal petrolera.

Destaca que los recursos adicionales que el Estado obtendrá por el diferencial cambiario, se invertirán en tres materias esenciales: la eléctrica, la vialidad y la agricultura.

En el caso de las regiones, asegura que como en años anteriores se hará una revisión y un recálculo de los montos que les corresponden al cierre del año.

"Esta medida se toma a tiempo, porque coincide con una caída del precio del dólar en más de 40% a nivel mundial. No se tomó una decisión a la ligera", dijo.

Este diputado dice que lo que sí tendrán que modificar es la Ley contra ilícitos cambiarios. Pues la norma actual está restringida y sólo se pueden comercializar las divisas que provienen del dólar oficial. Lo que esté fuera de ese rango es ilícito.

A su juicio, la inflación será la consecuencia inmediata, pero asegura que el Gobierno controlará la especulación y el BCV intervendrá para que desaparezca el mercado paralelo.

El problema para esta intervención según una fuente parlamentaria, es que no habría suficientes divisas para cubrir la demanda, salvo que se recurra a las reservas internacionales.

Lea además:

Chávez saca militares a controlar precios

Venezuela: devaluación del bolívar provoca avalancha de compras

Chávez contará con más recursos en 2010

Venezuela anunció devaluación del bolívar

Entre el dólar y el bolívar