Comienza la cuenta regresiva. El gobierno presentará las conclusiones y alcances del Encuentro de Sectores Productivos de Venezuela, en el que el principal tema de discusión fue la situación cambiaria.

El ministro de Finanzas, Nelson Merentes, será el encargado de ofrecer detalles de lo conversado entre representantes de distintas empresas privadas y funcionarios de los diferentes ministerios.

Pero las medidas para solventar desequilibrios o para incrementar la fluidez de las divisas parece que tardarán un poco más, pues no se tiene previsto realizar aún anuncios sobre esta materia.

Analistas económicos y representantes del sector privado perciben una paralización en la toma de decisiones que perjudica al resto de la economía. Sostienen que la política de controles, aunada a otros elementos en la conducción de la estrategia económica del Gobierno, han afectado la producción nacional.

"Existe una escasez afianzada por una gran brecha entre la demanda y la oferta de divisas, caracterizada, en primer lugar, por el atraso de casi dos años de cadivi y, en segundo lugar, por la ausencia de un mecanismo complementario tipo Sitme o Sicad", afirma el economista Maxim Ross.

Por su parte, el analista económico Orlando Ochoa señala que actualmente existe una "crisis cambiaria", una de cuyas manifestaciones es el desabastecimiento. "Es una crisis completa que observadores internacionales no se explican si Venezuela cuenta con un precio del petróleo de 100 dólares en promedio".

Destaca que además de las distorsiones cambiarias, también se evidencian irregularidades en el manejo de las divisas, las cuales han sido corroboradas por algunos funcionarios. Como se recordará, el ministro de Planificación, Jorge Giordani, y la presidenta del Banco Central de Venezuela, Edmée Betancourt, han advertido sobre la entrega de recursos a las llamadas "empresas de maletín" y la sobrefacturación en las solicitudes ante cadivi.

Cómo se llega . Un total de 21 convenios cambiarios publicaron Finanzas y el BCV desde que en 2003 se instauró el control de cambio . 10 años han pasado y hoy en día persiste la fuga de capitales y las presiones cambiarias que elevan el precio del dólar paralelo, al tiempo que el Gobierno ejecuta constantes devaluaciones. Pero otro factor aparece en el camino: la escasez de bienes y de productos alimenticios, debido a la restricción en la entrega de dólares para importar.