Caracas. Venezuela cerró 2009 con una inflación de 25,1%, una de las más altas del mundo, aunque inferior a 30,9% de 2008, según los datos revelados este jueves.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se elevó 1,7% en diciembre, inferior al 1,9% de noviembre, indicó el Banco Central.

El gobierno de Venezuela había dicho que 2009 cerraría con una inflación en torno a 26%, mientras que estima que en 2010 la cifra debiera descender a entre 20 y 22%.

El país mantuvo las altas tasas de inflación pese a que su economía se contrajo 2,9% el año pasado, después de haber disfrutado de un lustro de bonanza impulsada por los altos precios del petróleo.

El control de la inflación supone un reto para el presidente Hugo Chávez que, de cara a unos comicios parlamentarios en septiembre, se prevé que eleve el gasto público en medio del débil panorama económico.

Venezuela espera un modesto crecimiento económico del 0,5% para 2010.

El férreo control de cambio impuesto en Venezuela desde 2003, que ha generado un mercado paralelo de divisas, también ha provocado distorsiones y presiones sobre los precios.

El tipo de cambio oficial es de 2,15 bolívares por dólar mientras que en el mercado paralelo se transa alrededor de 6,0 bolívares, lo que encarece los bienes importados.