El gobierno venezolano, a través de la banca pública, tiene un buen stock de bonos en divisas de alrededor de US$1.220 millones, los cuales podrían ser utilizados en el Sistema Complementario de Divisas ( Sicad ).

La banca de inversión JP Morgan en anteriores informes ha calculado que la cifra alcanza los US$1.600 millones.

Como se recordará, además de la venta de dólares en efectivo, la normativa del esquema cambiario permite la posibilidad de vender papeles de deuda en dólares.

A juicio del director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, si el Sicad entrega a las empresas del sector privado US$400 millones mensuales en al menos dos subastas durante un período de 30 días, pues se contará con suficiente inventario de títulos para lo que queda de año.

En la última subasta y la primera en la que se vendieron bonos del Estado -en esta oportunidad el Pdvsa 2035-, estos fueron suministrados por el Banco de Venezuela, el cual mantiene un importante stock de este papel en sus activos, según indicaron fuentes cercanas al Ministerio de Finanzas.

Luego que el Banco Central de Venezuela (BCV) venda en el mercado internacional este papel de deuda, se transferirán a las empresas las divisas solicitadas. Las instituciones financieras autorizadas serán las encargadas de traspasar los recursos en divisas a las cuentas de cada cliente.