Helsinki. Una "verdadera recuperación" de la economía de la zona euro sólo será posible cuando los gobiernos reparen sus finanzas, dijo el consejero del Banco Central Europeo Erkii Liikanen.

Liikanen también señaló que el nivel de las tasas de interés del BCE, a un mínimo histórico de 1%, era todavía apropiado y que el banco central seguía "firmemente comprometido" a mantener la estabilidad de precios.

El consejero añadió que el sistema financiero había comenzado a recuperarse de la crisis global, pero todavía hacen falta cambios estructurales para impedir nuevas turbulencias.

"Hay indicios (...) de que el sistema financiero ha comenzado a recuperarse lentamente. Por ejemplo, el FMI recientemente bajó su estimación sobre las pérdidas crediticias como consecuencia de la crisis", dijo Liikanen en un discurso en la Cámara de Comercio de Finlandia.

Asimismo, defendió la decisión del BCE de abandonar la resistencia a la compra de deuda pública. Expresó que corregiría desequilibrios en el mercado y añadió que la liquidez inyectada a través de la compra de bonos se retiraría rápidamente.

"Al tomar esa decisión, el BCE ha tomado nota del compromiso de los gobiernos de la zona euro de adoptar todas las medidas para cumplir los objetivos fiscales y acelerar la consolidación", dijo el funcionario.

"Estas medidas son vitales antes de que pueda comenzar una verdadera recuperación", señaló.