El pasado mes de marzo las exportaciones mexicanas a EE.UU. superaron a las chinas por primera vez en muchos años. Esto ha llevado a un debate sobre si la guerra comercial entre China y EEUU pudiera beneficiar indirectamente a las economía de América Latina, que sustituirían a algunas exportaciones chinas.

Gonzalo Garland, economista y profesor de IE Business School, señala que, a pesar de que algunos países y algunos sectores concretos pudieran verse beneficiados de forma puntual, una guerra económica abierta entre las dos potencias terminaría afectando al resto de las economías mundiales, incluidas las de  América Latina, por la interdependencia global de los mercados y las cadenas de producción.