El mundo de pagos digitales está revolucionado desde que Facebook anunció la llegada de Libra, su nueva moneda digital que entrará en operaciones en 2020. Dicho anuncio ha sido bien recibido por distintos sectores del mundo tecnológico, pero no por los bancos centrales de los diversos países a nivel global. ¿Por qué? Porque Libra apunta, finalmente a reemplazar al dólar, el euro y todas las monedas con que habitualmente se realizan operaciones y pagos cotidianos en diversos puntos del mundo.

¿Cuáles son los problemas qué plantea esta eventual sustitución?

Los invitamos a ver el análisis de Fernando Fernandez, profesor de la IE University (www.ie.edu) y autor del Anuario del Euro.