En la década pasada el déficit público de Brasil pasó del 50% al 80% del PIB, lo que genera además que gran parte de los ingresos público del país vayan a pagar intereses de la deuda. A dicho escenario, hay que sumar un entorno marcado por el bajo crecimiento.

Los planes de Bolsonaro para aumentar el crecimiento y el empleo son la venta de empresas públicas, la entrada de capital privado para infraestructuras y una reforma laboral que haga más sencillo contratar trabajadores para reducir el desempleo y aumentar la productividad.

La Bolsa carioca ha subido valorando positivamente las declaraciones económicas del nuevo presidente, pero como ocurre en Brasil la dificultad será sumar apoyos en un congreso muy fragmentado que permita avanzar en esos planes.

Política económica de Bolsonaro en Brasil // Juan Carlos Martínez Lázaro // IE Business School from IE Media on Vimeo.