Río de Janeiro. La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en la que participará el papa Francisco la próxima semana en Río de Janeiro, inyectará 1.200 millones de reales (unos US$539 millones) en la economía de Brasil, según dijo este viernes el secretario interino de Turismo del país, Sandro Fernandes.

Las autoridades estiman que a la ciudad carioca llegarán entre 1,7 y 2 millones de turistas, 40% de los cuales serán extranjeros.

Solo en hospedaje y alimentación el gasto sumará 660 millones de reales (más de US$295 millones).

Fernandes hizo estas declaraciones en Río de Janeiro, donde las autoridades del gobierno central revelaron detalles del dispositivo de salud y movilidad montado para la JMJ.

El secretario de Aviación Civil, Rafael Faria, explicó que un centro de comando y control central coordinará el movimiento de los aeropuertos, y que las autoridades cuentan con un plan específico de trabajo para las instalaciones aéreas de Río y Sao Paulo y otras 19 por todo el país.

Igualmente, Faria indicó que se ha aumentado el número de cabinas de inmigración para agilizar la entrada de los peregrinos al país.

Por otro lado, el director del departamento de Vigilancia Ambiental y Salud del ministerio de Sanidad, Guilherme Franco Netto, dijo que "los prestadores de servicios sanitarios" están preparados para identificar epidemias, como la gripe aviar o el sarampión, y que el personal médico ha sido vacunado para ello.

Franco Netto informó de que un peregrino africano portador de la malaria ha sido identificado y está siendo tratado en un hospital de la ciudad, aunque su estado no es grave.