La inflación interanual de México se moderó en la primera quincena de mayo al ceder un 0,06%, aunque sigue muy por encima del objetivo oficial, alimentando las expectativas de que el banco central continuará subiendo su tasa clave.

El instituto de estadística (INEGI) informó este martes que, con el resultado de los primeros quince días del mes, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) anual se ubicó en 7,58% frente el 7,65% de la segunda mitad de abril.

Por su parte, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina algunos productos de alta volatilidad, subió un 0,31% en la primera quincena de mayo, dijo el INEGI. La tasa anual fue del 7,24%.

Al interior del índice subyacente a tasa quincenal los precios de las mercancías subieron un 0,35% y los de los servicios un 0,25%; dentro del no subyacente los precios de los productos agropecuarios crecieron un 0,47% mientras que los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno bajaron un 2,45%.

El subgobernador de Banco de México Jonathan Heath dijo que, si bien la desaceleración era una buena noticia, los precios continuaba en niveles altos. "Intuitivamente, todavía tendremos inflación elevada por un rato. Me preocupa de sobre manera la de los alimentos", escribió en su cuenta de Twitter.

El banco central mexicano, que tiene un objetivo permanente de inflación de un 3% +/- un punto porcentual, ha elevado consistentemente su tasa referencial hasta su nivel actual del 7% para tratar de contener las persistentes presiones inflacionarias.

En tanto, el Gobierno lanzó hace unos días un plan temporal para combatir la inflación que expertos dicen tendrá un impacto acotado.