El gobierno de México presentará la próxima semana un plan para tratar de controlar la alta inflación del país, que incluye 20% de descuento en 24 productos de la canasta llamada alimentos básicos.

La inflación de la primera quincena de marzo se aceleró hasta el 7,72% la tasa interanual, un nivel no visto desde 2001, lo que representa "una preocupación" para el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Donde más impacto inflacionario tenemos es en la alimentación. Nos vamos a unir todos e ir a presentar un plan”, dijo el mandatario en su rueda de prensa diaria sobre la iniciativa, que incluiría productos como el frijol, arroz, leche y maíz.

El presidente, conocido con las siglas AMLO, agregó que se incluirán precios de garantía, que aseguran márgenes de ganancia a los productores.

“Sin establecer un control de precios, estamos llegando a un acuerdo con los principales productores y distribuidores de alimentos, con las tiendas departamentales, con todos, y estamos cooperando, con todos dispuestos a ayudar”, explicó.

Posteriormente, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, dijo que los 24 productos de la propuesta serán 20% más económicos que en las tiendas y se distribuirán, además de los comercios, en las más de 24 mil localidades de Diconsa, firma estatal para combatir la pobreza alimentaria.

Villalobos reiteró que la respuesta de las empresas ha sido positiva y anticipó que el plan será a corto plazo, hasta fin de año. Según el funcionario, el secretario de Hacienda estará a cargo de definir otros detalles del plan, aunque no precisamente cuándo entrará en vigencia.

Las administraciones anteriores habían tratado de bajar los precios para enfrentar tasas de inflación vertiginosas, como cuando una crisis de deuda golpeó la economía en la década de 1980 o cuando un aumento en los precios de la tortilla de maíz en 2007 provocó protestas masivas.