El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó que algunas empresas públicas ofrecerán una pequeña porción de sus acciones en la bolsa de valores local, como una forma de buscar fondos para mantener las operaciones de estas industrias.

Desde el año pasado, el presidente venezolano comenzó a revertir el modelo económico socialista de su antecesor, Hugo Chávez, al entregar la administración de unas 13 empresas estatales de alimentos a terceros a cambio de pagos, y así reducir el gasto público.

En el marco de la política económica, el Gobierno ofrecerá en la bolsa de valores local entre el 5% y el 10 % de las acciones de diversas empresas estatales a partir de la próxima semana para "inversión nacional o internacional", dijo Maduro en la televisión estatal, sin detallar las número de industrias.

“Necesitamos capital para el desarrollo de las empresas públicas”, agregó el mandatario, quien indicó que se esperan inversiones en las telefónicas estatales, Cantv y Movilnet, así como en empresas mixtas petroleras, gaseras y siderúrgicas.

La medida no incluye a la petrolera PDVSA.

Algunas de las empresas mencionadas por Maduro que abrirían su capital a inversionistas, como las telefónicas, fueron nacionalizadas por el gobierno hace unos 15 años.

Chávez inició en 2007 un grupo de expropiaciones, sustentado en los altos ingresos petroleros, a empresas de sectores considerados "clave" como alimentos, industria, petróleo, electricidad y construcción y comunicaciones. Pero bajo el dominio estatal, las industrias redujeron sus niveles de producción por la desinversión, la corrupción y la falta de insumos para operar.

Maduro en 2019 flexibilizó los controles a la economía en respuesta a las sanciones impuestas por Estados Unidos. Tras esta medida, se han incrementado las transacciones de divisas en el país, lo que ha dado algo de oxígeno al sector privado, pero no se ha logrado la recuperación total de las actividades económicas, según analistas.