La empresa de análisis de riesgo Air Worldwide calculó que las pérdidas aseguradas por el terremoto del 19 de septiembre en el centro de México estarían en un rango entre 13.000 millones (US$730 millones) y 36.700 millones de pesos (US$2.067 millones).

El sismo de magnitud 7,1 derribó edificios en Ciudad de México y dejó severos daños en construcciones de estados aledaños a la ciudad, donde según víctimas y voluntarios, poblados más remotos aún no recibían ayuda.

Miles de personas que se quedaron sin hogar por el terremoto más mortífero de México en tres décadas se refugiaban en tiendas de campaña, albergues e incluso en calles con sus camas y cunas, clamando por ayuda y reclamando celeridad en labores de rescate, mientras la cifra de muertos rozaba los 300.

El sismo de magnitud 7,1 azotó a unos 52 edificios en la capital mexicana, provocando una frenética busqueda de supervivientes y dejando severos daños en miles de edificaciones de estados aledaños a la ciudad, donde según víctimas y voluntarios, poblados más remotos aún no recibían ayuda.