Cuando Yang, una oficinista de Shanghái, vio los vídeos de un edificio en llamas en el oeste de China, una catástrofe en la que murieron 10 personas, dijo que no podía contener su rabia por las duras medidas contra el COVID-19 tres años después de la pandemia.

Dos días después, viendo un partido de fútbol de la Copa del Mundo en un bar de Shanghai con su novio, vio en WeChat, la omnipresente aplicación de mensajería de China, convocatorias para una reunión pública en señal de duelo por las víctimas. Se apresuró a ir en bicicleta para asistir.

"Las cosas llegaron a un punto de inflexión, tuvimos que salir", dijo a Reuters Yang, de 32 años, que se negó a ser identificada por su nombre completo por temor a represalias.

Los seis jóvenes que hablaron con Reuters desde cuatro ciudades de China -todos ellos se sumergían en el activismo por primera vez- describen una mezcla de euforia, miedo y desafío tras un fin de semana agitado y un refuerzo de la seguridad.

Aunque se mostraron unidos contra las asfixiantes medidas chinas de "cero-COVID ", los seis hablaron también de un anhelo de libertades políticas más amplias, 33 años después de que los estudiantes ocuparan la plaza china de Tiananmen en 1989.

Cuando Yang llegó a la reunión, una pequeña multitud abucheaba a las filas de policías desplegadas en la calle Wulumuqi, que lleva el nombre de Urumqi, la capital de la región de Xinjiang donde se produjo el incendio.

Las autoridades han negado que las muertes en el incendio estén relacionadas con las medidas de cierre que impidieron la huida de las víctimas.

"No queremos máscaras, queremos libertades", coreaba Yang, utilizando su teléfono para compartir fotos, vídeos y publicaciones a través de Twitter, Telegram e Instagram, aplicaciones a las que no se puede acceder en el continente sin una red privada virtual, que ella había instalado.

A medida que pasaban las horas, los cánticos se hacían más audaces.

"Abajo el Partido Comunista Chino", coreaba la gente, algunos se quitaban las máscaras. "¡Abajo Xi Jinping!"

Pero gran parte de la frustración del público se dirige a la política de "cero-COVID" del Presidente Xi, más que a él o al partido en el poder.

Aunque muchos en China han apoyado la política, que la ha librado de los estragos de un virus que ha matado a millones de personas en otros lugares, se ha acumulado una importante frustración a medida que una nueva ola de infecciones ha llevado al retorno de los cierres generalizados.

Un alto funcionario de sanidad dijo el martes que las quejas del público sobre las restricciones se debían a un exceso de celo en la aplicación y no a las medidas en sí, y que las autoridades seguirían ajustando la política para reducir el impacto en la sociedad.

China ha confiado principalmente en las vacunas de producción nacional, que algunos estudios han sugerido que no son tan eficaces como algunas extranjeras, lo que significa que el levantamiento de las medidas COVID podría conllevar grandes riesgos, dicen algunos expertos.