ae brand lab

Gentera: el resurgimiento del grupo financiero tras su segunda crisis en cinco años

El grupo multilatino Gentera cumplió 30 años en el que fue uno de los peores de su historia. A pesar de que su banco en México se convirtió en uno de los más golpeados del país, con la recuperación de la economía mexicana encara un 2021 promisorio, que lo acercaría a sus niveles precrisis.
Lunes, 06/09/2021 Laura Villahermosa

La crisis de 2020 en el grupo de origen mexicano Gentera fue una de las peores por las que ha pasado. Por lo menos en los 20 años de experiencia de su actual director general, Enrique Majós, quien fue voluntario en los inicios de Compartamos, en 1992, cuando era una ONG.

“No me gustaría rankearlas pero, sin duda, es una de las más relevantes, y una de las que nos ha dejado más aprendizajes y nos ha fortalecido más como organización”, comenta.

En términos financieros, 2020 efectivamente fue el peor año en los 30 años de historia de Gentera, que registró una pérdida neta de 1.635 millones de pesos mexicanos (alrededor de US$ 82,3 millones). Y es que el mayor aportante a sus ingresos de su portafolio en México, Perú y Guatemala, el mexicano Banco Compartamos, perdió 1.344 millones de pesos mexicanos (US$ 67,6 millones) en ese periodo, lo que lo convirtió en el banco con peor resultados del país, según los analistas.

“Gentera fue uno de los bancos dentro de México que más sufrieron, principalmente por el producto que ofrecen, que son microcréditos y créditos grupales, con un gran nivel de riesgo. […] Debido a la pandemia las personas no pudieron pagar los créditos que tenían con Gentera lo que hizo que la cartera vencida se viera afectada y generó que las reservas del banco empiecen a aumentar”, resume Manuel Zegbe, analista bursátil de la firma de análisis financiero Signum Research, quien recuerda que Gentera es de los bancos mexicanos con el margen financiero más alto.

En el tercer trimestre del año pasado, de hecho, para proteger la operación las provisiones del banco ascendieron a 1.538 millones de pesos (casi US$ 70 millones), en un escenario en el que la cartera vencida supuso el 6,94% de su cartera total. Estas provisiones, sin embargo, han ido descendiendo desde entonces, con la mejora de la salud de su cartera y la aparición de signos de recuperación.

“Hemos recuperado el crecimiento; llevamos seis meses de crecer en clientes y mantuvimos nuestro nivel de capitalización arriba del 30%, que son nuestros niveles normales. La liquidez, afortunadamente, nunca nos apretó, siempre tuvimos recursos para seguir enfrentando nuestros compromisos”, dice Enrique Majós, quien destaca que uno de los aspectos claves para lograrlo ha sido estar cerca de sus clientes, refinanciando su deuda con nuevas condiciones o adelantando renovaciones, entre otras cosas.

“Vemos una clara recuperación [en Gentera], impulsada principalmente por la reapertura de la economía y el incremento en la movilidad, así como la gradual recuperación del empleo en México”, dicen desde Grupo Financiero Actinver.

Enrique Majós, director general del Grupo Gentera

APRENDIENDO DE LAS CRISIS

“Si bien los analistas del sistema financiero mexicano advirtieron ya a inicios de la pandemia de que las entidades dedicadas a las microfinanzas iban a ser las más golpeadas en 2020 y algunas podrían ser sujeto de quiebras, en el caso de Gentera la situación nunca llegó a ser tan crítica gracias a su buena estructura financiera”, dice Manuel Zegbe.

Y es que la pandemia golpeó a la compañía en un escenario de franco crecimiento, con un buen 2019 y un primer trimestre de 2020 con los mejores resultados logrados por el grupo, con los que dejó atrás la crisis que sufrió en 2017.

“Fue una crisis muy buena porque nos enseñó a reenfocarnos en el cliente y en sus necesidades. 2018 fue un año de recuperación, de corregir y 2019 fue uno de los mejores años que hemos tenido en términos de crecimiento, lo cual indica que sí aprendimos de esa experiencia”, dice Majós.

El ejecutivo mexicano asumió la dirección general del grupo justamente en ese difícil escenario con el objetivo de recuperar su crecimiento con una estrategia centrada en el cliente. Y hoy asegura estar concentrado en mantener la operación fuerte y sana y avanzar con su proceso de transformación para que sus productos y servicios sean más convenientes para los clientes, pero también para que la forma en la que operan sea más eficiente.

Majós se refiere concretamente a la transformación digital de sus compañías, un paso obligado en la esfera financiera, considerando la paulatina digitalización de los clientes –acelerada por la pandemia– pero también la fuerte competencia que han supuesto las fintech, especialmente en su mercado local, uno de los paraísos de América Latina para el desarrollo de este tipo de empresas.

El director ejecutivo de Grupo Gentera -que incluye también a la administradora de comisionistas bancarios Yastás- explica que deben hacer un esfuerzo por acelerar sus esfuerzos de digitalización. “La buena noticia es que en la pandemia nos dimos cuenta de que lo importante era tener esos medios de comunicación y de operación con el cliente, y por otro lado, también de la urgencia disponibles para nuestros clientes. Si bien diría que hemos avanzado mucho, creo que tenemos que apurarnos”, explica.

Uno de los pasos de la compañía en ese sentido fue la adquisición de la mayoría accionaria de ConCrédito en 2020, una entidad que ofrece préstamos a microempresas mexicanas, y que cuenta con venta digital en línea. “Una de las ventajas que estamos viendo materializada en la estrategia y la operación de ConCrédito es que hoy ya tenemos la posibilidad y estamos operando toda nuestra operación a través de medios y plataformas digitales, incluso pensando que en algún momento no tuviéramos sucursales físicas”, dice el ejecutivo mexicano.

Por otro lado, el grupo se encuentra implementando las iniciativas de transformación creadas desde su laboratorio finecht FinLab.

IMPULSO EN SU MERCADO LOCAL

Enrique Majós se muestra optimista respecto al desempeño de las compañías del grupo este año. Para el segundo semestre, Actinver considera que Gentera continuará mostrando una fuerte recuperación en rentabilidad y logrará estabilizar del todo sus indicadores de riesgo.

“En el primer trimestre la compañía reportó ya una utilidad neta de 653 millones de pesos mexicanos (alrededor de US$ 27,8 millones). La compañía dio la vuelta a estas pérdidas por todos los refinanciamientos, las quitas y castigos que hizo su cartera vencida. Limpió su cartera mala y se quedó con la cartera que sí les podía generar utilidades”, dice Manuel Zegbe.

El analista bursátil prevé que a medida de que los niveles de rentabilidad del banco mejoren, la acción del grupo, que se ha mantenido a la baja, se recuperará. En niveles prepandemia la acción en la bolsa de México de Gentera cotizaba entre los 22 y 20 pesos, que contrastan con los actuales 10,94 pesos.

Y para lograrlo, Zegbe asegura que es importante que el grupo continúe con la estrategia de limitar el crédito a clientes existentes –y que está siguiendo buena parte de la banca local– para no perjudicar su cartera.

Majós, por su parte, asegura que espera un franco crecimiento hacia el segundo semestre de este año en México, cuyo PIB crecerá 6,2%, según el Banco de México. Y la oportunidad de lograr cifras de doble dígito a nivel local –y que comentó recientemente en medios el gerente general de Banco Compartamos Patricio Diez– es factible. Su operación en Perú, a través de Compartamos Financiera, sin embargo, tenderá más a una estabilización.

“Ahora tenemos una situación un poco más apretada en Perú, pero afortunadamente el negocio en México se está recuperando de una forma mucho más rápida de la pandemia y eso permite que Perú tenga el apoyo del grupo”, dice.

A pesar de que la economía peruana será una de las que más crezca este año de América Latina, la incertidumbre generada por las elecciones locales y el cambio de gobierno han restado vuelo al crecimiento del sistema financiero local. De hecho, la Superintendencia de Banca y Seguros de Perú (SBS) en su último reporte asegura que a marzo de 2021 las colocaciones del sistema financiero −sin contar con los programas del Gobierno por el COVID-19− estarían decreciendo en términos anuales desde agosto de 2020. Matiza, sin embargo, que el crecimiento en marzo fue del 9,5%.

Los resultados del segundo trimestre del grupo, que adquirió la local Financiera Crear en 2011, evidencian las diferentes etapas por las que pasan sus filiales. Compartamos Financiera registró una pérdida neta de 203 millones de pesos mexicanos (US$ 10,2 millones), frente a los 175 millones de pesos (US$ 8,4 millones) de pérdidas del mismo trimestre de 2020. Su cartera vencida asimismo se situó en 4,6% y sus clientes activos disminuyeron un 12,6%. Y Enrique Majós explica que se da la circunstancia de que en Perú buena parte de su cartera es individual, lo que la hace una cartera de más largo plazo, pues es deuda que se paga entre 12 y 24 meses a diferencia de los cuatro meses del crédito grupal. “Estamos viendo una curva más alargada”, dice.

En México, donde la mayoría de su cartera está compuesta por créditos mujer y grupales, Banco Compartamos tuvo unas utilidades netas de 895 millones de pesos mexicanos de abril a junio (en torno a US$ 45,2 millones), lo que supone un crecimiento del 291% frente a sus pérdidas del segundo trimestre del año pasado, mientras que su cartera vencida se situó en 1,57%.

“Sí, hay incertidumbre en México, pero en este solo el 49% de la población mayor contaba con una tarjeta bancaria en 2019, ya sea de crédito o débito, lo cual habla de que existe mucho campo por recorrer. Sin embargo, el crecimiento a doble dígito no lo veo posible, tal vez a un dígito alto, entre 5% y 10%, porque los bancos todavía siguen cautelosos”, dice Manuel Zegbe.

Más al sur, en Guatemala, sus pérdidas escalaron a 273 millones de pesos (casi US$ 13,8 millones) en el segundo trimestre de este año, mientras que su cartera vencida representó un 3,27% del total. Se trata de una operación, sin embargo, que en los próximos meses dejará de formar parte del grupo. Y es que en julio de este año se inició la transferencia de su cartera –con alrededor de 91.000 clientes– a la local Fundación Génesis Empresarial. “Esta transacción que acabamos de concretar en Guatemala la veníamos preparando hace casi dos años, no tiene nada que ver con la pandemia. Surge incluso de la recomendación de nuestro consejo de administración más las reflexiones estratégicas del equipo gerencial donde veíamos que probablemente deberíamos dedicar nuestro foco estratégico a aquellas operaciones que nos iban a permitir atender a más gente y lograr un mayor crecimiento, que eran las de Perú y de México, y que por sus retos y oportunidades requerían una mayor atención”, detalla Majós.

Más allá del ámbito microfinanciero, el ejecutivo es optimista sobre el desempeño del grupo a través de Alterna, su filial aseguradora. Esta ofrece seguros en su mayor parte anexados a los créditos, cuyas pólizas se redujeron en 2020, pero tiene un alto potencial más allá de estos, según Majós. “Hemos ampliado nuestra oferta de seguros con nuevos productos de salud, y también un seguro de auto. Es un negocio que tiene mucho potencial”, explica el ejecutivo, quien detalla que en su portafolio cuentan con seguros de atención médica, cáncer de mama o contra robo.

El director general del grupo Gentera dice ser un convencido de que el grupo va a superar esa crisis y destaca que en contextos como el actual de dificultades económicas las microfinanzas acaban siendo parte de la solución en los países. “2020 es un año que no vamos a olvidar sin duda, por su impacto y el dolor que ha generado, pero también por su aprendizaje”, destaca.