ACS, a través de su filial Cobra, ha sido seleccionada por la petrolera Pemex para construir instalaciones para la producción diésel en una de sus refinerías en México por valor de US$390 millones (unos 296 millones de euros al cambio actual).

En concreto, el contrato ha sido adjudicado a ACS Industrial por Pemex Refinación, compañía del grupo Petróleos Mexicanos (Pemex) centrada en la producción de combustibles y lubricantes, ha informado este domingo la firma española en un comunicado.

El acuerdo incluye la construcción de una planta hidrodesulfuradora, otra de recuperación de azufre y otra para el tratamiento de agua amarga, además de unidades de producción de agua tratada y desmineralizada y de la infraestructura necesaria para integrar las nuevas instalaciones a la refinería.

Según la misma fuente, el contrato comprende la prestación de los servicios de desarrollo de la ingeniería básica, ingeniería de detalle, suministro de equipos y materiales, construcción, pruebas y puesta en marcha.

Los trabajos cuentan con un plazo de ejecución de 36 meses, a contar desde el próximo 3 de octubre.