Sao Paulo. Azul ha visto un aumento en la demanda de viajes corporativos, que generalmente son más rentables que los viajes de placer, y espera nuevos aumentos en los precios de los boletos en la segunda mitad, combinados con una desaceleración en la inflación del combustible, dijeron ejecutivos de la empresa este jueves.

"El panorama de la demanda parece muy sostenible... y es muy probable que veamos mayores rendimientos en el tercer y cuarto trimestre dada la estacionalidad", dijo el presidente ejecutivo John Rodgerson en una conferencia telefónica con analistas.

Azul informó anteriormente una pérdida neta de 2.600 millones de reales (US$ 505 millones) en el segundo trimestre, luego de una ganancia de 1.100 millones (US$ 213,7 millones) el año anterior, afectada por una pérdida cambiaria, a pesar de los ingresos récord.

Consultados sobre la perspectiva de inversión para 2023, los ejecutivos de Azul dijeron que la expectativa es de estabilidad con relación a este año.