Francfort. Dos aerolíneas alemanas criticaron el domingo a las autoridades de aviación por no dar mayor importancia a los vuelos de prueba que realizaron para evaluar la seguridad de los viajes través de la nube de ceniza volcánica que cubre Europa.

"Nos sorprende que los resultados de las pruebas de vuelo realizadas por (las principales aerolíneas) Lufthansa y Air Berlin no hayan tenido ninguna relación en la toma de decisiones de las autoridades de seguridad aérea", comentó a través de un comunicado el director ejecutivo de la segunda mayor aerolínea de Alemania, Air Berlin, Joachim Hunold.

Un portavoz del servicio meteorológico de Gran Bretaña, la Met Office, que administra el Centro de Asesoría en Londres, dijo que sus pronósticos estaban siendo confirmados por observaciones desde tierra y desde un satélite. Además agregó que las observaciones por radar de la ceniza, que no es visible a simple vista, estaban "muy bien correlacionadas" con los pronósticos.

"Van a haber áreas claras, pero esas áreas no van a permanecer en el mismo sitio", comentó. "Sólo porque ellos (Air Berlin) tuvieron un espacio limpio, no implica que no esté ahí", dijo.

El espacio aéreo europeo ha sido restringido por hasta cuatro días, con un costo de cientos de millones de euros para las aerolíneas, tras la erupción de un volcán en Islandia.

Air Berlin dijo en un comunicado que realizó tres vuelos de prueba a baja altitud y que está ofreciendo realizar más. Además comentó que carece de orientación por parte del Ministerio Federal de Transporte e hizo un llamado por una mejor cooperación entre aerolíneas y autoridades.

El portavoz de la Autoridad de Aviación Civil de Gran Bretaña cuestionó la validez de los vuelos de prueba realizados por aerolíneas comerciales. "Uno puede decir, cuando aterriza el avión, si le ha hecho algún daño. Si eso es un vuelo de prueba científico o no, lo tendría que decir alguien más", explicó.

Air Berlin extendió sus cancelaciones de vuelo hasta al menos las 2400 GMT del lunes. Un portavoz de Lufthansa estimó las pérdidas en al menos 25 millones de euros al día.