Río de Janeiro. La mañana de la décima edición de la Navalshore - Marintec movilizó a las autoridades y a las principales empresas del sector naval. 

En la actualidad, Brasil es el cuarto cliente mundial en pedidos de navíos, apenas por detrás de Noruega, Estados Unidos y Grecia. Sin embargo, eso no transforma al país en una potencia del sector, afirmó el presidente de Transpetro, Sérgio Machado. 

"Estamos en la última fase para llegar a ello. Primero comenzamos a construir navíos, después alcanzamos un índice de 65% de contenido nacional y ahora buscamos la meta de tornarnos competitivos a nivel mundial", declaró.

Para ello, resaltó Machado, Brasil precisa perfeccionar la gestión y usar todo el conocimiento adquirido en los últimos años. "Tenemos astilleros modernos y otros que se están modernizando, pero precisamos consolidar la industria naval como un todo, de forma sustentable. Estamos en condiciones de dar este gran salto", manifestó.

Argentina defiende la participación latinoamericana. El Subsecretario de Puertos y Vías Navegables de Argentina, Horacio Tettamanti, está participando en la Navalshore - Matintech South America 2013 con el objetivo de retomar las negociaciones con autoridades brasileñas para ampliar la participación del país en la industria naval brasileña. 

"En los años '80 y '90 superamos una crisis en nuestra industria y hoy estamos con la capacidad ideal para atender a este crecimiento del sector naval en Brasil, principalmente por los avances conquistados con el pre-sal", explicó.

Tettamanti abogó para que el gobierno brasileño realice una adecuación normativa con el propósito de permitir que Argentina sea incluida en dos áreas de la cadena productiva: en el suministro de equipos y servicios y en la participación en acuerdos financieros binacionales. 

"Nos gustaría que el concepto de contenido local utilizado en Brasil fuera ampliado a contenido latinoamericano. Consideramos que es un sector que debe involucrar a todo el continente", afirmó.

Créditos para la industria naval. Cuatro años después de ingresar oficialmente al segmento naval, la Caixa Econômica Federal ya liberó R$5.000 millones (US$2.176,2 millones) en créditos para empresas del sector. 

"Cuando participamos en la Navalshore de 2010 teníamos una intención. En 2011 ya contábamos con un proyecto y en 2012 ingresamos definitivamente al mercado. Además de estos recursos destinados al segmento, todavía tenemos R$ 1.000 millones en fase de aprobación", manifestó el superintendente ejecutivo de la Caixa, Antônio Gil Silveira.