Tokio. El riesgo a la baja que enfrenta la demanda de petróleo es mayor que la probabilidad de que aumente, dijo este viernes el responsable de la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Esto se debe a que la fortaleza de la recuperación económica global sigue en duda, mientras los gobiernos empiezan a reducir la escala de sus programas de gasto, sostuvo.

"En términos de la demanda de petróleo, hay una mayor posibilidad de baja", dijo Nobuo Tanaka, director ejecutivo de la AIE, con sede en París, que asesora a 28 naciones industrializadas sobre su política energética.

Pero Tanaka agregó que como en el mercado del petróleo también hay varios factores de riesgo al alza, como el tiempo o cuestiones geopolíticas, es difícil pronosticar el panorama de la demanda, y que él no estaba seguro de si la agencia revisaría en marzo su proyección mensual.

La AIE revisó al alza su estimación para el incremento de la demanda en 2010 en 120.000 barriles por día (bpd) a 1,6 millones de bpd este mes, por el crecimiento en naciones como China e India, incluso ante señales de que la demanda había tocado su techo en los países industrializados.

El fuerte repunte de la demanda tiene lugar después de dos años de retrocesos en el consumo a medida que el mundo enfrentaba la crisis financiera más grave desde la década de 1930, y los gobiernos usaban grandes paquetes de estímulo para revivir las economías.

Pero la finalización de esas políticas, el riesgo de una aceleración de la inflación y el ajuste de la política fiscal amenazan a la modesta recuperación de la demanda de crudo en 2010.

China, segundo mayor consumidor mundial de petróleo, usó más combustible incluso cuando la demanda global de crudo descendía, pero ha sacudido a los mercados internacionales recientemente con unas medidas que apuntan hacia el ajuste fiscal, lo que podría frenar a su economía y su demanda de petróleo.

"El gobierno chino está claramente comprometido a continuar el estímulo, pero cuán fuerte y qué sectores, y qué significará eso para el petróleo, no lo sabemos", dijo Tanaka.

Pero ante la incertidumbre económica, también hay factores que respaldan al mercado del petróleo.

Las preocupaciones sobre una disputa entre Occidente e Irán, segundo mayor productor de la OPEP, por el programa nuclear de Teherán, podrían conducir a una perturbación en su suministro de crudo, lo que ha afectado a los mercados de energía.