París. El avión A350, el modelo de larga autonomía y mediana capacidad del fabricante aeronáutico europeo Airbus, efectúa este viernes su primer vuelo de pruebas, con lo que enfila la recta final para su entrada en servicio comercial, prevista el año próximo.

Se trata del primer avión que lanza Airbus al mercado desde la salida del A380, el avión comercial más grande del mundo, hace ya ocho años.

El A350, que ha terminado su fase de test en tierra, despegará este viernes, si el tiempo lo permite, en Toulouse entorno a las 08.00 horas GMT y sobrevolará durante cuatro horas la región y el Atlántico, con varios ingenieros a bordo, entre ellos, el jefe de vuelos de prueba de Airbus, el español Fernando Alonso.

Será el séptimo nuevo modelo que salga de la factoría de Toulouse, desde la creación del consorcio en 1970 y no se espera que otro nuevo lo haga hasta, al menos, finales de la próxima década.

Airbus ha invertido más de 10.000 millones de euros en este modelo sobre el que reposan buena parte de sus esperanzas comerciales, puesto que se dirige a un mercado en el que se espera que se vendan más de 5.000 aparatos en los próximos 20 años.

El fabricante europeo pretende contrarrestar así el éxito que por el momento tiene su rival estadounidense Boeing en el segmento de aviones de largo radio de acción, gracias a los modelos 777 y 787.

La batalla comercial entre los dos gigantes se acrecienta en esa franja del mercado, donde Airbus cuenta tener la mitad de su facturación en los próximos años y garantizar unos 35.000 empleos en los 20 años próximos.

El A350 llega más tarde al mercado, pero espera ser más eficaz al haber aprendido de los errores de su rival.

El 787 acumula tres años de retraso, en particular por los incidentes ligados a sus baterías de litio, que le mantuvieron varios meses detenido por un problemas de calentamiento.

Airbus ha optado por no equipar a su modelo con esas baterías y ha apostado por equipamientos más tradicionales para evitar problemas de industrialización.

Pero el fabricante europeo afirma que el A350 supera a sus rivales en eficiencia energética, gracias esencialmente a que está masivamente fabricado con fibra de carbono, un material más ligero.

En efecto, sus alas de 32 metros de largo y seis de ancho constituyen la mayor pieza de fibra de carbono jamás construida en aeronáutica, afirman en Airbus.

Pese a todo, el A350 acumula más de un año de retrasos, pero el fabricante europeo, filial del consorcio EADS, mantiene que entregará el año próximo su primer modelo a la aerolínea cataría Qatar Airways.

El nuevo avión tendrá diferentes versiones, para transportar entre 270 y 350 pasajeros, con un radio de acción de hasta 15.000 kilómetros de vuelo sin escala.

Por el momento, Airbus acumula 613 pedidos, frente a los 890 del 787, que vuela desde otoño de 2011.