Frankfurt. La compañía BASF, la mayor química del mundo, obtuvo la aprobación de Brasil para una variedad de soja transgénica, lo que marcó su debut en el mercado de organismos genéticamente modificados.

Un ejecutivo de alto rango de BASF dijo Reuters que la compañía alemana, cuya división agrícola vende anualmente por unos 3.600 millones de euros (unos US$5.000 millones), que la firma apunta a dominar entre 10 y 20% del área de siembra de Brasil en el largo plazo.

"Esta es la primera vez que BASF logra la autorización de un ente regulador agrícola para un producto modificado a nivel genético", dijo el jefe de la unidad de agroquímicos de la compañía, Stefan Marcinowski.