Santiago. Una falla en un transformador del Sistema Interconectado Central (SIC) de Chile provocó que este domingo más del 60% de su territorio quedara a oscuras por varias horas, quince días después que un violento terremoto azotara a la zona centro sur del país.

La suspensión del suministro, que se inició a las 20.43 horas locales del domingo (23.43 GMT del domingo), provocó escenas aisladas de pánico en las zonas más concurridas del país, como centros comerciales, salas de cine y sistemas de transporte público.

El corte afectó un vasto territorio, que va desde la localidad de Taltal, en el extremo norte del país, hasta Chiloé, por el sur, incluyendo la capital, Santiago, y las ciudades más golpeadas con el terremoto del pasado 27 de febrero, como Constitución y Concepción.

El ministro chileno del Interior, Rodrigo Hinzepeter, informó que el corte se debió a una falla en un transformador en la subesación de Charrúa, en la región del Bío Bío, provocando una caída en cadena del sistema eléctrico.

Hinzpeter indicó que se están estudiando las causas específicas del inconveniente, pero señaló que a su juicio es altamente probable que tenga directa relación con el violento sismo, que causó la muerte de más de 500 personas, dejó a más de dos millones de personas y provocó serios daños en la infraestructura.

“No tiene que ver con un episodio sísmico (de las últimas horas), pero muy probablemente tiene que ver con algún efecto no advertido del terremoto del 27 de febrero. Es una opinión mía, que hay que confirmarla con la opinión de los técnicos”, dijo Hinzpeter.

En declaraciones a la red estatal de televisión TVN, el subdirector del SIC, Eduardo Ricke, confirmó que la falla técnica  se produjo en la subestación Charrúa y aseguró que la investigación para determinar el origen podría tomar un largo tiempo.

Sin embargo, coincidió con que “existe una sospecha de que el transformador haya sufrido daños producto del terremoto”, aunque insistió en que “la investigación definirá la causa”.

El titular del Interior informó que hasta el momento no se han registrado incidentes ni desmanes en ninguna ciudad, aunque anunció que en la capital del país se reforzaría la presencia policial, con el objetivo de garantizar el orden público y dar fluidez al tránsito vehicular.  

Talón de Aquiles. El país sudamericano, que el pasado 27 de febrero sufrío el segundo mayor terremoto de su historia, y quinto en la historia registrada de la Humanidad, se encuentra vulnerable en su sistema eléctrico, un peligro que según el nuevo secretario de Energía, Ricardo Rainieri, estará presente durante los próximos seis meses.

El ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, también reconoció que el corte tendría relación con la vulnerabilidad del sistema luego del fuerte mega sismo, un talón de Aquiles con el que tendrá que lidiar el nuevo gobierno de Sebastián Piñera, a raíz del daño que existe en las redes del SIC chileno, línea de transmisión que actualmente necesita varios repuestos que, según Raineri, tardan en ser conseguidos.

La autoridad espera que un problema extra pudiera ser el aumento en el consumo en los meses de invierno, donde se prevén cuellos de botella en la transmisión y en la distribución del SIC.

Raineri se encontraba en el Centro Económico de Despacho de Carga (Cedec) determinando las causas del prolongado apagón.

Cerca de las 21.30 horas locales del domingo (00.30 GMT del lunes) el suministro eléctrico comenzó a ser repuesto paulatinamente en algunas ciudades, pero las autoridades no se comprometieron a fijar un plazo para el restablecimiento total.