Monterrey.  El jefe para Brasil de ArcelorMittal, una de las siderúrgicas más grandes del mundo con sede en Luxemburgo, prevé una desaceleración de los gastos de capital a medida que la demanda de acero disminuye, dijo el jueves.

En Latinoamérica, se espera que el consumo de acero caiga un 9,5% interanual en 2022, según el grupo industrial regional Alacero, y la producción de acero en la región disminuiría un 2,8%, según la organización.

"Como el mundo va a consumir menos acero, entonces nosotros podemos postergar un poquito la inversiones" dijo Jefferson de Paula a Reuters.

"Por ejemplo, si nosotros vamos a comprar equipamientos y hacerlos funcionar en tres años, ahora podemos hacerlo en cinco" añadió, hablando en el marco de una conferencia en Monterrey, México.

La compañía, como otras en la industria, se ha visto también afectada por la inflación, dijo de Paula, que señaló como metas a corto plazo bajar sus costos y elevar la calidad para poder aumentar los precios.

"Este año y el que viene nosotros vemos que los costes de producción, costes fijos, tienen que bajar", agregó.

La semana pasada, ArcelorMittal registró unas ganancias brutas de explotación en el tercer trimestre superiores a las esperadas, aún siendo menos de la mitad de las del mismo período del año anterior, ya que sus pasos para reducir costes y consumo energético compensaron el descenso de la demanda.

En el lado positivo de la balanza, el descenso en la demanda de acero también ha hecho bajar los precios de las materias primas como el mineral de hierro y la chatarra, dijo de Paula.

Las operaciones en Brasil representaron el 22% de los resultados operativos de ArcelorMittal en 2021.