Buenos Aires. El costo de los planes de salud de las empresas de medicina prepaga, financiados con los aportes patronales y de los empleados, ha vuelto a elevarse en Argentina. Como vino sucediendo en los últimos años, los proveedores de salud ajustaron sus tarifas hacia arriba: la inflación médica corporativa se espera que este año ronde el 19%, un porcentaje algo mayor al 13% del año pasado pero sustancialmente menor al 23% que, en su punto máximo, alcanzó durante 2008.

“Como todos los años, entre octubre y noviembre, luego de las paritarias del gremio de Sanidad, las empresas negociaron con las prepagas los incrementos de los planes médicos corporativos. No está previsto que en 2010, antes de que se den las negociaciones hacia fin de año, se registren nuevos incrementos en este beneficio”, señaló Fernanda Scaduto, de la consultora Mercer.

Según publica el diario El Clarín, si bien el aumento promedio de los planes de salud corporativos para este año es del 19 %, el incremento máximo que se registró fue el 27% y el menor fue del 4%, de acuerdo con un estudio de la consultora Mercer. “En el primer caso, en general se trató de empresas que habían iniciado el contrato de los planes médicos con valores muy bajos, con lo cual se tuvieron que actualizar”, completa la analista.

A su juicio, “las empresas que mejor pudieron negociar los ajustes de los planes fueron las que acordaron pagar los aumentos de manera fraccionada”. “Como parte de estas negociaciones, tampoco hubo mejoras en el beneficio y las coberturas, aunque sí se actualizaron los valores de las tablas de los reintegros”, agrega Agustín De Estrada, otro de los consultores de Mercer.