Buenos Aires. El gobierno de Argentina planea la construcción de un gasoducto que permitiría más importaciones de gas natural desde Bolivia, informó el Ministerio de Planificación.

Argentina pretende aumentar sus compras de gas a Bolivia a cerca de 27,7 millones de metros cúbicos por día, lo que se compara con los actuales seis millones, sin ningún cambio al actual sistema de precios, informó el ministerio.

Se espera que la presidenta Cristina Fernández viaje pronto a Bolivia donde podría suscribir con su par Evo Morales acuerdos de gas natural. Según medios argentinos, el encuentro se concretará el próximo 22 de enero.

El Ministerio de Planificación aclaró que la renegociación “no incluye ninguna modificación en los precios pautados”,  lo que debe suponer la consecuente vigencia de un valor de US$5,6 por millón de BTU, consigna Buenos Aires Económico.

"En el nuevo convenio se prevé un cronograma que permita adecuar los volúmenes de gas enviados a la Argentina de acuerdo a la producción” que obtenga progresivamente la estatal boliviana YPFB, agregó la cartera trasandina.

El nuevo "incorpora un sistema de avales y garantías a los efectos de que la Argentina pueda contar con el gas acordado, mientras que a Bolivia se le aseguran los plazos de pago", señala La Nación de Buenos Aires.

El Gasoducto de Integración, como se conocerá la nueva infraestructura, será utilizado para incrementar transitoriamente los volúmenes que luego transportará el futuro Gasoducto del Noreste (GNEA).

Esta última iniciativa hará factible la gasificación de  las provincias argentinas de Misiones,  Corrientes, Chaco y Santiago del Estero.

Con información de Dow Jones Newswires