Buenos Aires. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández,     inauguró este lunes un segundo gasoducto submarino en el estrecho de Magallanes, que permitirá al país trasandino aumentar la capacidad de transporte a 18 millones de metros cúbicos diarios.

El ducto submarino demandó una inversión de US$314 millones y el mismo nace en el Hito 1, ubicado a uno 200 kilómetros de la ciudad de Río Grande, en el extremo norte de Tierra del Fuego y atraviesa el Estrecho de Magallanes uniendo a la Isla con la provincia de Santa Cruz.

Al encabezar una video conferencia desde Ushia, la mandataria aseguró que se trata de "la obra de gas más importante de los últimos 32 años y que beneficiará a todos los argentinos".

El gasoducto de 37,7 kilómetros de extensión está ubicado en paralelo al gasoducto que está actualmente en operación y que fue construido en 1978 por la empresa Gas del Estado.

"Esta obra fue posible porque los inversores confiaron en la Argentina y pusieron US$314 millones y esto es parte de la Argentina, no de la virtual ni de la mediática que dice que en el país no hay inversiones", subrayó la mandataria, según recoge la estatal agencia Telam.

La obra fue llevada adelante por el Ministerio de Planificación Federal, a través del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), y la Transportadora de Gas del Sur (TGS) en calidad de gerenciadora del proyecto.

La ampliación permitirá poner en operación a los campos gasíferos Carina y Aries, desarrollados por el consorcio que integran las empresas Total, Wintershall y Pan American Energy.

El proyecto también posibilitará que Tierra del Fuego reciba un porcentaje de las regalías de los hidrocarburos que se extraen en los yacimientos ubicados fuera de los límites marítimos provinciales, según consigna Infobae.

Actualmente, estas regalías van íntegramente a las arcas nacionales y esos recursos serán volcados a la ejecución de grandes obras de infraestructura en esa provincia