Buenos Aires. El gobierno argentino abrió un expediente administrativo a la filial de la española Viajes Marsans por la emisión de cheques sin fondos y la falta de pago a sus trabajadores, entre otras "anomalías" en su situación financiera.

El director de Gestión de Calidad Turística de Argentina, Gonzalo Casanova, dijo que el expediente puede derivar en una sanción, que puede ir desde una multa económica hasta la caducidad de la licencia.

"Luego de sucesivas inspecciones vimos una situación económica complicada que ha derivado, además, en tres pedidos de quiebra a la Justicia de parte de acreedores de la agencia de viajes", perteneciente al grupo turístico español Marsans, indicó.

"Y ante la falta de respuestas a nuestros requerimientos, decidimos abrir el expediente", explicó.

El director de la Secretaría de Turismo no precisó la cantidad de cheques sin fondos detectados, aunque aclaró que no representa un importe significativo para la compañía.

Además, dijo que la agencia no está operando hoy en el país sudamericano, donde emplea a unas 50 personas, que afirman que no cobraron sus salarios en los últimos meses.

La apertura del expediente se concretó en momentos en que se encuentra en proceso de expropiación al grupo español Aerolíneas Argentinas, administrada por el Estado desde julio de 2008.

Marsans, también dueño de la desaparecida Air Comet, y el gobierno argentino habían firmado un acuerdo para la venta al Estado de la compañía, pero la operación fracasó y el Ejecutivo de Cristina Fernández acudió entonces al Congreso, que avaló una expropiación que deberá concretarse tras un juicio sumario iniciado en 2009.

En las últimas dos semanas, según Casanova, el gobierno realizó tres inspecciones en la filial de la agencia de viajes del grupo, pero "no hubo respuesta a los llamados hechos a los responsables ni a los requerimientos".

La Secretaría de Turismo pidió a la compañía que diera cuenta de la formación del directorio, de la cantidad de pasajeros en tránsito y de las ventas pendientes de cumplimiento, entre otros puntos. "Por este camino no vamos bien. Lo lógico es que terminemos en una sanción, pero esto puede cambiar si hay voluntad de parte de la empresa", señaló Casanova.