El gobierno argentino oficializó al vino como la "bebida nacional", y al mate como la "infusión nacional", a fin de promocionar su consumo en el país y el exterior, informó el Boletín Oficial con base en las leyes 26.870 y 26.871.

Ambas legislaciones establecen que el vino y el mate estén presentes en eventos y actividades culturales, sociales o deportivas oficiales que se encuentren previstos en las agendas nacionales e internacionales.

En el caso del vino, la norma determina que se use un isologotipo de "vino argentino bebida nacional" o un texto similar para ser incorporado en la etiqueta de la bebida que se elabore en el país.

Según datos oficiales, el país sudamericano, donde se consumen 29 litros de vino per capita al año, es el mayor productor de América Latina y el quinto a nivel mundial de la bebida.

El mate, tradicional en la zona del Río de la Plata, fue definido por la normativa como "la infusión preparada en base al alimento de yerba mate, que colocada en un recipiente y mojada con agua caliente, es bebida mediante una bombilla".

Datos oficiales indicaron que en Argentina se bebe unos 100 litros de mate por persona al año.