Londres. La aseguradora británica Prudential lanzó este lunes su esperado plan para recaudar US$21.000 millones y una demorada ofensiva para persuadir a sus accionistas para que respalden la adquisición de la unidad asiática de AIG.

La Autoridad de Servicios Financieros británica forzó a la mayor aseguradora del país a revisar una oferta de US$35.500 millones al pedirle hace dos semanas que amplíe su capital.

La fijación del precio de la colocación de acciones con un gran descuento y los detalles del acuerdo con el regulador británico ponen de vuelta en marcha a la operación, que es clave en los planes de AIG para saldar su deuda con el gobierno de Estados Unidos.

El presidente ejecutivo de Prudential, Tidjane Thiam, dijo que confiaba en que los accionistas apoyarían la compra.

"Éramos casi como un luchador combatiendo con un brazo atado a la espalda. Estábamos lisiados, no podíamos responder muchas preguntas", comentó Thiam de las negociaciones con sus accionistas en semanas recientes, y añadió que los inversores le habían dado a la firma "el beneficio de la duda".

"En general confiamos que respaldarán esto. Siempre supimos que este sería un proceso largo, complejo y desafiante. Lo que estamos intentando no se hizo nunca antes", añadió.

Prudential se beneficiará del dinero que ya había reservado cuando AIG consideraba sacar a bolsa a American International Assurance (AIA), indicó Thiam.

Prudential venderá nuevas acciones a 104 peniques, o un descuento de 39% con respecto a un precio hipotético excluyendo derechos.

El precio está en línea con las ventas de títulos en el sector financiero durante la crisis y es casi 81% menor que el valor de cierre del viernes.

Pero los accionistas indicaron que las modestas mejoras a las sinergias y las alusiones a ventas de activos en Asia podrían no ser suficientes para conseguir 75% de apoyo necesario para garantizar el acuerdo y salvar la debilitada credibilidad del equipo gerencial.

"No creo que les vaya a ser fácil conseguir el respaldo suficiente de los accionistas. Les costará sacar adelante la votación", dijo uno de los 20 inversionistas líderes, quien pidió no ser nombrado.

Para asegurar el visto bueno del regulador, Prudential modificó ligeramente los términos del acuerdo para elevar el nivel de capital que conserva el grupo.

También aseguró una línea de crédito de 1.000 millones de libras para mejorar su liquidez si cae en problemas.

Thiam declinó comentar sobre rumores de que Prudential vendería su ya reducida unidad británica para concentrarse en Asia, pero dijo que la disciplina sería aplicada en todos lados.

"Se analizará cualquier negocio o línea de producto que no cumpla nuestros criterios", aseguró.

Los accionistas se reunirán el 7 de junio para votar sobre la transacción, que se espera sea completada en el tercer trimestre.