São Paulo. Las ventas de automóviles nuevos en Brasil aumentaron en torno al 16,5% en diciembre frente a noviembre y cerraron el 2009 en niveles récord, dijo el lunes a Reuters una fuente con acceso a los datos.

Las ventas subieron alrededor de 51,1% respecto a igual periodo del año anterior, en una nueva señal de dinamismo de la demanda interna, según los datos anticipados por la fuente.

En todo el 2009, se habrían vendido cerca de 3,01 millones de unidades, registrando un récord por tercer año consecutivo.

En diciembre, la venta de automóviles nuevos, vehículos ligeros, camiones y autobuses sumó 277.966 unidades, añadió la fuente.

Las alzas en las ventas fueron en parte producto del recorte impositivo que implementó el gobierno el año pasado sobre varios productos, incluyendo automóviles, para aumentar la demanda de los consumidores durante los momentos más álgidos de la crisis económica.

De ese modo, los brasileños acudieron a los concesionarios en gran número, lo que dio un impulso a las ventas y ayudó a sacar a la economía de la recesión en el segundo trimestre.

Según Mariana Oliveira, economista de la consultoría Tendencias, el 2010 sería bastante positivo para el sector automotor, pese al fuerte movimiento de anticipación de compras por parte de los consumidores interesados en aprovechar la reducción impositiva, que ya ha sido prorrogada tres veces.

Las tasas de interés para financiar la compra de automóviles seguirían estables al menos hasta septiembre y la mejoría de la masa salarial continuará, basada en la perspectiva positiva para la actividad económica en general, añadió la especialista.

"Eso dará un impulso adicional que no viene de los incentivos impositivos", observó Oliveira.

La asociación nacional de concesionarios de Brasil, Fenabrave, dará a conocer el dato oficial el martes.

Brasil es un gran mercado para automotrices globales como la italiana Fiat SpA, la alemana Volkswagen AG y las estadounidenses General Motors Co y Ford Motor Co.