La Paz. La construcción de una planta de urea y amoniaco en la región de Bulo Bulo, del departamento central de Cochabamba, representa un "gran paso" para la industrialización de los hidrocarburos que tiene el país andino, consideró este viernes el embajador de Corea del Sur en Bolivia, Chun Young Wook.

"Es un gran esfuerzo para asegurar más ingresos, más valor agregado", destacó el diplomático en una conferencia denominada "De la nacionalización a la industrialización", que se realizó en la ciudad de Cochabamba, en el centro de Bolivia.

La empresa surcoreana Samsung construirá esa planta que demandará una inversión de US$843,9 millones.

En ese marco, el embajador comprometió el apoyo de Corea del Sur para que la construcción de la planta de urea y amoniaco no tenga inconvenientes y esté lista en octubre de 2015.

Young informó también sobre los preparativos que hace el Estado boliviano para construir una planta de etileno, polietileno y polipropileno.

A su juicio, esos proyectos que impulsa el gobierno del presidente Evo Morales se constituyen en un "gran camino" para aprovechar las riquezas naturales que tiene Bolivia.

La planta de amoniaco y urea es el primer proyecto de industrialización que encara la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

La construcción, que se iniciará el 12 de septiembre, está a cargo de la empresa surcoreana Samsung Engineering Co. Ltd. La empresa argentina Bureau Veritas Argentina S.A., se encargará de la fiscalización del proyecto.

Actualmente, se realizan estudios geotécnicos (resistencia de los suelos), topográficos y batimétricos (estratos de los suelos) tanto en los terrenos como en la línea donde se construirá un acueducto. Los técnicos de la empresa constructora trabajan en Bulo Bulo en geotecnia.

De los estudios, el PDP, que es uno de los hitos importantes comprometidos por Samsung, fue concluido, y el FEED (Front end Engineering Design), referido a la ingeniería que acompaña al diseño del proceso (servicios auxiliares), se encuentra en plena ejecución, como también está en desarrollo la ingeniería de detalle.

Según información de la petrolera boliviana, el complejo petroquímico tendrá un consumo de gas natural de unos 1,4 millones de metros cúbicos por día.

Se estima que la planta tendrá una capacidad aproximada de producción de 700.000 toneladas métricas año (TMA) de urea.